• Yo prefiero ir andando

Me imagino que los detalles menos esperados son los que tienen que pasar en el momento preciso, o tal vez en el momento más adecuado.

Fue así como hoy, por primera vez en mi vida, le puse el candado a mi casa olvidando las llaves adentro. Eran las 9:50am y me quedaban 10min para llegar a la agencia.

¿Mi hermano? En la Universidad.
¿Mi padre? En su trabajo.
¿Mi madre? En su práctica.
¿Mi hermana? ¡…Olvídalo!

¿Y yo? Aquí sin poder quedarme y sin poder irme; sin nadie que me resolviera hasta el medio día cuando alguien llegáse a casa para almorzar. “EXCELENNNNNTEEE!! Wooo!”

Sin mucho más que hacer, llamé a la agencia irremediablemente para excusarme. Y sin mucho destino tampoco (pq, ¿qué carajo?), decidí irme a tomar un café a donde más lejos mis pies me permitiesen llegar.

No muy lejos, though, ¡jajajaja! La meta era llegar a El Señorial Mall. A unos 5min de mi casa en carro, a pie me tomaría unos 30-45min.

“Ufff, qué mucho, qué loca”.

Nada de eso. I hadn’t done that freewalkin’ since a year ago. En Madrid era cosa de todos los días: camina-metro, metro-camina, bus-camina, camina-metro-bus, metro-camina-bus, bus-metro-camina, camina-camina-camina. Es de lo más que extraño, sin lugar a dudas. Y aunque la meta era hacer un aguaje de “volver a esos días de andar a pie”, realmente no es lo mismo,…

…No es el mismo sol (“puñeta, que jodio calor…”),
…no es el mismo camino infinito y lleno de posibilidades (quería ir a Starbucks, pero no hay acera para llegar hasta allá, so… ),
…y tampoco es la misma indiferencia de la gente (“…nueve bocinazos,…diez bocinazos,…on-…doce bocinazos… Qué putada…”)

Nonetheless, nada mata el encanto de poder andar. Si no fuese por mi perfecta impuntualidad para todo, o por la relación tan estrecha que hay entre mis nalgas y el sofá, y si no fuera pq realmente en Puerto Rico no hay muchas opciones para los peatones, I would do that every single day. De hecho, uno se da cuenta de las cosas más chulas del mundo como lo es esa gran loma del Citybank forrada de una grama super verde y rica, perfecta para acostarse a descansar y aprovechar el ángulo de 45° grados de inclinación que ofrece una postura perfecta para mirar el cielo,… o el pequeño bosque de árboles que está justo al lado del expreso en la salida que dirije hacia El Señorial en dirección de Caguas a San Juan. Sino fuera pq Puerto Rico es Puerto Rico y pq había un camión allí con dos tipos extraños, me hubiese metido allá adentro a buscar el árbol más frondoso y rico y me hubiese tirado de espaldas al suelo con una pajilla de grama en la boca (a lo Tom Sawyer) a mirar su copa interna y observar cómo se ramifica su tronco. Pero eso es un lujo medio extraño y peligroso en estos lares, como tu y yo ya sabemos. Así que decidí seguir andando.

Al llegar a El Señorial, me metí en un lugar llamado “Soup Express” y pedí un café con un quesito. Me senté en una mesa con mi libreta y empecé a escribir y seguir dibujando lo que había empezado anoche en medio de una conversación que tuve con papi. Me dio un poco de gracia interna cuando dos señoras mayores se me sentaron al lado y me montaron conversación sobre el dibujo.

“La nieta de ella estudia diseño de modas”, me dijo una de ellas.
“¿Ah, sí? ¡Qué nice! ¿En dónde lo estudia?”
“En Hato Rey”, volvió a contestarme la misma señora.
“Hm,… ¿en dónde exactamente?” le pregunté.
“Pues mira, eso queda por-…”, y su oración fue interrumpida de momento por la mirada seria e intensa de la abuela de la nieta, quien quería hablar sin que la otra se lo permitiera. “…bueno, dile tú. Ella te explica, mi’ja…”
“…Gracias…”, dijo la abuela en tono seco. Y yo, entre la vergüenza ajena y el disimulo, casi me parto de la risa con la escena.

También me dio gracia echar un ojo al otro lado mio donde estaba una pareja que, al parecer, se estaban conociendo y se gustaban. Ella cruzaba sus piernas y se tocaba el pelo mientras se apoyaba un poco de lado para ser más femenina al sonreir. El hablaba con voz de autoridad sabia y madura (pero llena de macharranería) por su celular mientras ella se deleitaba escuchándolo y pensando “Wow,…he is a REAL man”. I guess he already knew he didn’t have to do much effort to impress her thanks to that pair of super-blue eyes he had, pero tu sabes, a los hombres les gusta demostrar dónde es que tienen los (…ahem…) testículos puestos para recordarles a las mujeres que son unos hombres de verdad. Es divertido ser una tercera persona viendo estos cortejos desde afuera. Siempre son iguales. People act funny. ¡Son tan cute…!

Al frente mio estaban dos madres con sus respectivos niños: la niña (usando su mejor cara de pucherita: perfecta arma de manipulación por instinto infantil natural) rogándole a su madre por otra peseta para el cohete que da vueltas, y el niño de la otra madre, riéndo y mencionándole todo el repertorio de palabras que conoce (pq ya es un nene grande y le gusta demostrarlo) a la nena, quien ya no recuerda haber estudiado con él en el nursery.

Mientras, un señor de la lotería entra por segunda vez al local asegurando que “para esos bolsillos que están en intensivo, ésta es la mejor solución. ¡Compre su billete de lotería!”. Y, para mi sorpresa, allá fueron dos mujeres a comprar cinco boletos cada una,… tu sabes, pq el sorteo es mañana y la suerte puede tocar cuando sea…
No sé si a ti te pasa, pero por lo menos yo, a veces imagino que hay alguien más mirándome, observando mis expresiones, preguntándose en qué pienso o inventándose mis circumstancias, aunque me encuentre totalmente sola en un espacio cerrado. A veces es sencillamente fuera del deseo de tener alguien que me note en ese preciso momento o que me haga un acercamiento just so I can let something out of my system. Otras veces es solo pq sí, pq sería bien divertido y ya. Es algo así que acabo de bautizar como el “Truman Show Complex”, viviendo una vida de ratings posiblemente flojos (o totalmente altos) de la cual el otro es un espectador escondido.

Hoy jugué el papel de ese espectador escondido. Y durante esa hora y pico que permanecí paseando mis ojos entre persona y persona, me dio una sensación agradable notar lo neutralmente fascinante que es ser un ser humano, no pq sea una vida interesante (pq yo no sé absolutamente nada de la vida de aquellos que estaban allí), sino meramente por el “performance” particular de cada cual…

…el tono de voz,…
…las palabras,…
…la mirada,…
…la sonrisa,…
…el manerismo…
…el gesto,…
…la postura,…
…el humor,…
…la ropa que lleva,…
…o su opinión sobre lo caro que están los Snickers como para regalarlos a los niños de trick-or-treat en el día de Halloween.

Yeah, sé que no necesitaba una caminata de 45min para ello, que pude haber hecho exáctamente lo mismo llegándole en mi carro, y que pudo haber sido en “Soup Express” o en donde sea…

… pero un poco de aire le hace bien al alma y, de seguro, le hace bien a los ojos también, ¿no?

Te dejo con una oración bien linda que dijo mi padre anoche:

“Yo no seré un hombre con mucho dinero, pero lo que tengo lo comparto, y eso es mi Fé…
No se compra con dinero.”
-E. Cruz

Anuncios

Publicado el noviembre 1, 2006 en Opinión, Personal, Publicado en MySpace, Vida y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: