• Una de cal y otra de arena: culturas

Cuando partí a España hace tres años, había una cosa particular para la cual había quedado sobreadvertida: el carácter madrileño. Y cuando digo carácter, lo digo con toda la fuerza de sílaba tónica que carga la palabra. Hablo del “joder”, del “puesh obviooo”, de su hablar raspa’o, de que todo les “vale verga” y que, por ellos, “que les follen” y si no te gusta, pues vete “a tomar por culo”.

Muchos puertorriqueños que se van a residir a Madrid se impresionan con ello dado a la diametralidad cultural entre esa ciudad y nuestro país tan caracterizado por el “ay, bendito”, los diminutivos y el cariñito tropical. Algunos terminan aceptándolo y bregando con ello. Otros (como en mi caso) pueden entender de dónde viene la actitud y no lo toman personal. Y otros pocos nunca consiguen lidiar con ello, añorando el día en que puedan regresar a su patria y no volver a esos lares tan hostiles y fríos.

Luego de leer “La Chica del Libro” en El Blog de Randy, me di cuenta que una de las áreas donde más clara queda plasmada esa diametralidad es en uno de los espacios más simples y comunes dentro de (cualquier) sociedad: dentro de un vagón de transporte público. De hecho, recuerdo que, estando en la Universidad Complutense, tomé una clase de fotografía informática (o fotoperiodismo, en términos propios) y una de las tareas era realizar un fotoensayo sobre un tema en particular. Rápidamente pensé en la “Cultura del Metro” pues es el primer lugar (sino, el más común) en el que un extranjero tropieza y aprende a la mala sobre la que hay con la cultura madrileña. Además, es un lugar en el cual se desatan unas dinámicas particulares de ese espacio. Ya no las recuerdo todas, pero he aquí algunas de ellas:

  • En cualquier escalera se hacen dos filas: la derecha es para personas que van con calma, la izquierda es para los que tienen prisa. Y son muchos los que van con prisa, así que “la madre tuya” si se te ocurre ir con calma por la izquierda.
  • Nadie mira a nadie, mucho menos se sonríen. Todos andan con un libro, un iPod, una consola portátil de videojuegos, un periódico o con los ojos perdidos o dormidos, pero TODOS andan ensimismados en su propio mundo ya sea esperando en un andén o esperando dentro del tren a la próxima parada.
  • Siempre hay algún artista ambulante en algún pasillo o esquina de cada estación, y algunos de ellos se meten a los vagones a “performear”. Pocos le prestan atención (a excepción de los extranjeros turistas y los boricuas siempre fascinados), pero siempre alguien les tira con algunos euros, los cuales ellos aceptan por merecidos.
  • Para poder sobrevivir, hay que luchar, empujar y correr por un asiento. La gente no espera por nadie ni el chofer tampoco y, el que no lucha, se queda esperando al próximo metro, la próxima parada, o el próximo asiento.

Sé que el análogo del Metro lo es el Tren Urbano, pero confieso que solo lo he usado una vez en mi vida, no así las guaguas de la AMA o las “Pisicorre”. Aún así, no creo que haya tanta diferencia entre las dinámicas que se dan entre uno y otro transporte, algunas de éstas siendo:

  • Se sale y se entra por cualquier puerta o por donde el chofer te de permiso,… pero realmente no hay orden después que todos quepamos y todos breguemos.
  • Siempre están los libros, periódicos, iPods y consolas de video juego para tratar de ensimismarte, pero cualquier intento por lograrlo con éxito será en vano porque siempre habrá alguien a tu lado que se empeñará en preguntarte si la A-3 ya pasó, que qué mucho se tarda, lo malo que está el país, los buenos especiales de Pitusa y la wallet con fotos de los hijos, los nietos, sobrinos y ahijados. Te jodiste, va pa’ largo.
  • No hay artistas ambulantes, pero los personajes pintorescos, boricuas bestiales, tecatos bragau’s y choferes que se las saben todas siempre están presentes. No falta alguien que te pida que le tires con algún menudo para la guagua, y si se trata de un tecato, posiblemente se queje del poco dinero que le diste y te salga con un “Diablo, ¿eso na’ más, ma’i? ¿No tienes un pesito por ahí?”. Igual, los que suelen coger la misma ruta a diario terminan reconociéndose entre ellos, a veces hablando como si se conociesen desde hace tiempo.
  • La prisa nunca abunda. Todo depende del mood del chofer, el cual casi siempre tiende a tener actitud chillin’ de “todo me roza a velocidad pastosa”. Eso es todo. Quedas a merced de ello y brega con eso si quieres. La vida es una, así que chilea, pa’i.

De momento parece aparente de que nuestra cultura es mejor. Lo es a nivel de pertenencia. Pero hay unas cosas que entendí acerca de ambas culturas.

Evidentemente, los puertorriqueños somos cálidos, alegres, burullosos, parceleros, unidos y alborotados. Algo en nuestro clima (¿el aire tropical? ¿la costa? ¿el perímetro tan estrecho?) nos hace ser apegados a nivel familiar, laboral, comunal, social, etc. Y así de unidos como somos, así de bochincheros y meti’os también somos. Mientras gran parte de tu reputación es auto-construida, una porción de ella queda a merced de lo que a cualquier persona le dé la gana de decir de tí basado en asumpciones, rumores, intromisiones y/o mucho “pique”¹. De manera que solo hay dos formas de sobrellevar este mal social: estar consciente de ello y evitar ponerse en situaciones que puedan ser malinterpretadas, o estar conciente de ello y restarle importancia a lo que cualquiera pueda decir de uno. Pero siempre estar conciente de ello no importa qué.

Esto, sin embargo, no es algo por lo cual uno se tenga que preocupar mucho en Madrid. Allí, igual que son fríos, serios y ensimismados en su propia prisa, parecen no dedicar mucho tiempo a fijarse en tu forma de vestir, de hablar, de actuar, o fijarse de que estás ahí del todo. Y mientras el calor boricua hace falta, nada como poder presenciar la gran variedad de personas y estilos donde todos son libres de vivir su vida de la manera que les haga felices sin que otros traten de imponer su opinión al respecto. El sentido de libertad, variedad e individualismo es “priceless”, no como en Puerto Rico donde, cuando algo se pega, TODO EL MUNDO lo usa (hablemos de Crocs, de las correas súper anchas en el torso, las tenis puma, los recortes de pelo, las polos Lacoste, las pulseras LiveStrong, los BlueTooth, los teléfonos RAZRs, etc.). No les miento cuando les digo que, cuando llegué a Puerto Rico y me metí por primera vez en Plaza Las Américas, la mayoría de la gente me pareció poco diferenciable entre ellos mismos. Y todos con Crocs².

¿A qué voy? No pretendo proponer que Puerto Rico realice cambios de conductas (aunque no estaría mal) pues sigo pensando que nuestro comportamiento tiene que estar atado a nuestro clima de alguna forma u otra; hay cosas que no se pueden cambiar. Tampoco pretendo empezar un discurso individualista pues, después de tres años, yo también puedo pecar de poca diferenciabilidad (aunque, honestamente, me parece que tiro más a lo diferenciable de una forma un poco incomprensible, tal vez). Sí pretendo lo que es obvio: una comparación directa de dos países totalmente diferentes con sus pos y contras de los cuales el otro podría aprender.

Claro, en un mundo ideal uno inventaría un nuevo país copiando las mejores cualidades de cada nación en este mundo. Es una utopía. Como cualquiera. Imposible. Pero si podemos al menos conocer y entender otras cualidades y diferencias culturales, entonces habremos crecido un poco más como sociedad

¹Exagerar un poco para hacer que algo sea más interesante.
²Nada en contra de las Crocs. Solo que me parece el ejemplo actual más contundente y visible sobre como los puertorriqueños tratan la moda. Fuera de su gran comodidad, practicabilidad y popularidad, no es un zapato muy atractivo, you know?

Anuncios

Publicado el abril 28, 2008 en Opinión, Personal, Valores y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. Bueno, esa actitud de ignorar la vida de los demás es un arma de doble filo. Si bien nos permite ser individuales y vivir nuestra vida, por otro lado, cuando necesitas de alguien tampoco te ayudan. Igualmente te ignoran. Estoy segura de que si se te hubiesen quedado las llaves dentro del carro en Madrid. Todavía estuvieras buscando un cerrajero y mojándote de la lluvia.

    Somos seres sociales y necesitamos desarrollar eso, aunque nos cueste que sepan nuestra vida. Es un precio que pago cada día. Vivo en un barrio y dialogo con mis vecinos, nos enteramos de la vida de los demás, pero cuando mi carro no prende aparece el vecino con una batería. O si mis hijos están en peligro (como bajando las escaleras :s) me entero inmediatamente. Eso entre otras cosas.

    También, la mentira del mundo “moderno” (sin decir que es del “enemigo de las almas”) es que debemos ser individuales, independientes y cada cual por su lado. Por eso es que cada día la gente está mas triste, deprimida y gruñones. ¿No te ha pasado que has estado depre y te pones a hablar con alguien y te sientes mejor? ¿o por solo alguien reirse contigo? Verdad. Además, porque crees que los psiquiatras están guisando. La gente se aleja de sus amigos y después necesitan de alguien que les escuche los traumas. Pagan miles de dólares a un tipo, cuando de gratis (o con una botella de tequila :Þ) se pueden sentar con un amigo a hablar.

    Sin mencionar que los niños autistas (condición que afecta la socialización) no se desarrollan bien y tienen problemas de aprendizaje.

    He dichoooo “Joder” Jajajajajaja
    PD: Recibí tu mensaje, te tengo que escribir un mensaje para ponerte al dia.

  2. Es precisamente a lo que me refiero. Nada como el calor boricua, pero, como todo, su downside es que esa misma estrechez social hace que todo el mundo sienta que tiene derecho a juzgar a otros por como se visten, como hablan, como actuan, si tienen tatuajes o piercings, si fuma, si bebe, si consume drogas (por decir las más fáciles),… siempre va a ver una categoría estereotipatizada en la cual encajonarte en esta sociedad. Y si algo he visto (y he tratado de aplicar) es, precisamente, el no encajonar gente en una categoría basándola en apariencias, ¡y cuántas veces me han roto los esquemas! Eso me fascina,… darme la oportunidad de poder ir más allá de preconcepciones de que, por ejemplo, todos los gays son promiscuos, que todos los que fuman pasto son tecatos, que todos los piercings son cafres, que todos los que tienen tatuajes son unos locos (en el sentido peyorativo de la palabra), que si está buena y viste apretá debe ser una cuera, etc. No quiero decir con eso que yo respalde ciertas cosas, solo he entendido que hay más cosas detrás de estereotipos,… en su gran mayoría, gente genial.

    Si mis llaves se me hubiesen quedado dentro de mi carro en Madrid, ténlo por seguro que nadie me hubiese ayudado y que me estaría cagando en la madre de los españoles bajo la lluvia (igualmente, tampoco debo generalizar porque, de la misma manera, encontré muchas españoles nobles y amables con un carácter muy parecido al caribeño). Pero cuando hablo de su sentido de libertad y variedad, me refiero a que aprecio el hecho de que (aparentemente) carezcan de la necesidad de tener que tazarte de arriba a abajo e hipotizar (¿o concluir?) qué tipo de persona eres. Eso a mi me parece genial y más cuando realmente no importa cuánto juzguemos y critiquemos, siempre aparecerán nuevas variedades de personas que nos tomará más trabajo de conocer que por tan sólo una mirada.

    Y mientras me sigue encantando que el vecino esté pendiente, que siempre haya un desconocido presenta’u que me quiera ayudar cuando estoy en problemas y que gente se preocupe por el bienestar del otro, sigo pensando que no estaría mal que aprendiéramos (me incluyo) a liberarnos de estereotipos sociales sin fundamento válido.

    Claro, a lo mejor es un combo difícil de pedir. :)

  3. Hola, yo naci en Mexico y he vivido gran parte de mi vida en Estados Unidos y tambien me fui de intercambio para Madrid… Es cierto que x los climas tropicales somos mas amables… pero en en Espana me encontre con muchisima gente buena, solo tienes que aprender a romper el hielo y ya esta…
    Una vez aprendas a contestarles de la forma ruda en que te contestan a ti ya esta, jaja es cierto y los viejos son los mejores en cualquier esquina te sientas al lado de alguno y te cuentan la historia de sus vidas con solo preguntarles como estan?
    Es solo cuestion de romper el hielo,

    La ventaja de vivir en el tropico… no hay hielo que romper!

  4. ps… ellos crean muchos estereotipos en contra de los ” sudacas” como ellos dicen a los sur americanos y piensan que todos son iguales… y en la universidad en una clase de leyes todos juzgaban a una chava que vestia en sudaderas, ropa comoda, mientras los demas iban super “fashion”.

    Tal vez alla sean mas liberales en cuanto al sexo y ya se han acostumbrado a ver la gente con tatuajes o gente diferente, pero al igual como tu dices de los estereotipos ellos tambien tienen sus cajitas en donde encajan a todos.

  5. Es cierto eso de los sudacas. A mi nunca me tocó, pero sé de amistades que sí les llamaron así y trataban de hacerles sentir menos o humillarles. Igual es en Estados Unidos con los latinoamericanos, en Alemania con los turcos, o en Puerto Rico con los dominicanos, etc. Siempre se discrimina contra los extranjeros que tratan de hacer una mejor vida,…

    Supongo que en cualquier país existen cajas,… tal vez algunos tienen muchas cajas, otros tienen pocas, o algunas son más estrechas que otras…

    Aquí son bastante rápidas. :)

  6. Es verdad, ese es el combo perfecto. Porque está bien que nos cuidemos los unos a los otros, el problema está cuando el otro se cree que tiene el derecho de juzgarte o encajonarte. Ya lo dijo Shrek: “Te juzgan si tan siquiera conocerte”. Si eres un ogro tenemos que quemarte o enjaularte.

    Al igual que tú, me encanta cuando alguien me rompe un estereotipo. El caso que mas recuerdo fue Marilyn Manson (no se si se escribe así). Por su apariencia pensaba que estaba en un viaje eterno (Tipo Draco) o que era un loco gritón… no se. Hasta que vi “Bowling for Columbine” de Michael Moore, ese individuo habla pausado, con una elocuencia e inteligencia que rompió mis cajones mentales.

    Si algo he aprendido es:
    Porque alguien sea Presidente no es que hace todo el trabajo ni que sabe todo lo que pasa
    Porque alguien tenga 20 años de experiencia no significa que es el mejor profesional
    Porque alguien sea asistente administrativ@ no significa que se está alimando las uñas todo el día ajen@ a lo que pasa a su alrededor. Y mucho menos que no domina el negocio para el cual trabaja.
    Porque alguien sea “rookie” no significa que no sabe lo que hace ni mucho menos que no puedo aprender de ell@

    ¿He dicho nombre yo? ;)

    En resumen, NO PODEMOS JUZGAR…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: