• Es que no es lo mismo…

Todo parece indicar que mientras el mundo va hacia adelante, yo sólo voy hacia atrás.

El otro día pasé por la librería Norberto González y había una canasta llena de videocasettes a $2 cada uno. Me compré dos películas: “Clara’s Heart” y “Mark Twain and Me“. Y resulta que en casa ya no hay VHS. ¿Quién usa eso cuando hay DVD’s?

Lo mismo me pasó con un libro que me recomendaron y que encontré en versión audio-cassette a $5: “Blink”. Me lo compré. Y resulta que en casa ya no hay cassette player (o hay, pero tengo que incurrir en un reguero de cables bien desagradable y poco estético). Anyway, ¿quién usa eso cuando ahora hay mp3’s?

Igual, estoy emocionadísima con mi cámara polaroid en peligro de extinción de la cual sólo he tomado dos fotos y reservo las otras ocho exposiciones que me quedan para momentos especiales (o en palabras económicas, momentos que valgan $1.50 el segundo). Pero de nuevo, ¿Quién usa eso cuando hay cámaras digitales a $”fleje” la foto?

Y mientras, mi madre sigue empeñada en deshacerse de todos los discos de vinil de mi padre. Yo, por otro lado, lucho por mantenerlos bajo este techo. “¿Quién usa eso, Ale? Me tienen la casa llena de polvo y ocupando espacio inútilmente. No sé para qué tenemos tres iPods entonces…”.

Hay una cosa que voy a decir sobre todos estos artefactos obsoletos: nada como ver una película en VHS ajustándole el tracking al principio por el ruido visual, el sonido opaco y la textura poco definida de las imágenes, o escuchar un cassette con el seseo sublime en los espacios mudos entre canción y canción (el fast-forward y el rewind siguen siendo un badtrip), o tomar una foto y esperar a que se revele con sus colores amarillentos y poco contrastados con el espacio blanco abajo para escribir mierditas a tinta de sharpie, o tocar un LP con la suciedad auditiva del roce entre aguja y plástico o cualquier partícula de polvo que se meta por el medio.

Palpe. Palpe con sus cinco sentidos la experiencia cruda que únicamente estas viejeras les otorgan y que ningún artefacto digital puede igualar con toda su perfección Hi-Definition, 10MegaPixeles, Blu-Ray Technology y todo lo demás que exista. Eso, gente, es poesía que en estos momentos bautizo personalmente como “Analoguismos Post-1983” y un “ay, qué rico”.

Y si me dejan, también me pongo a editar videos a tijera y scotch tape.

Anuncios

Publicado el julio 3, 2008 en Humor, Opinión, Personal y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: