• ¿De nalgas? (reconstatando significados)

Pasaban los minutos mientras bebía el café que me había preparado Isabel. Mis pies descalzos de haber limpiado dos pisos y paredes llenas de fango seguían húmedos y arrugados. Mis mahones, mojados y enrollados. Ella fumaba un cigarrillo mientras mi paciencia trataba de extenderse al mismo ritmo que el de la espera, pero entre suspiros profundos, un Winston regalado, la noche cayendo y la no-llegada de ayuda celestial para acabar aquel reguero de una buena vez, se me dificultaba controlar el desespero de la impuntualidad ajena.

En esas, Cholo asumió papel paternal. Me tocó el brazo y me dijo:

“Te voy a decir una cosa, mija: Mientras más uno se dobla, más enseña el culito. Ya tu trabajo aquí está hecho. No esperes más por nadie. Vete a tu casa tranquila y que se jodan los demás porque, ahora mismo, más que enseñar el culito, estás dándolo.”

Se me safó una carcajada. Bajé mi cabeza y sonreí con incredulidad…

Cholo,… Don Cholo. El sabía perfectamente de qué yo estaba hablando hace dos años atrás.

Anuncios

Publicado el octubre 16, 2008 en Humor, Lecciones, Personal y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: