Día 28

¿Desde el Día 12 no escribo? Oh-oh,…

Hace dos semanas estuve un mes sin trabajar. La mierda de freelancing: hay que buscárselas hasta que caiga algo. Lo bueno es que, cuando cae algo, usualmente es sabroso ($$$), pero cuando llevas poco tiempo como yo y no muchos te conocen, es un poco más difícil la cosa hasta que en algún momento estés “establecido”. Yo, personalmente, detesto el ocio prolongado acompañado de incertidumbre. Aún así, siempre trato de hacer cosas “productivas” y fue así que en ese mes me compré un libro para re-enseñarme a usar Final Cut, retomé gestiones que dejé a mitad el año pasado y hasta hice este blog,… pero cuando pasan los días sin saber cuándo será mi próximo guiso, me dan ganas de sacar una Yem, espetármela en la sien y deslizarla lenta y dolorosamente hasta que llegue a la yugular. Es más, puedo terminar un guiso y saber que tendré otro dentro de dos semanas, y comoquiera me empiezo a desesperar por trabajar de nuevo a la semana y media.

Ese mes de razor-blade terminó cuando mi pana Doel (¡gracias eternas para ti!) me llamó para trabajar una semana en una película llamada “Meant to Be”. Fue una semana bien tripiosa. Me la gocé trabajando con él y con Victor, con algunos otros conocidos, conociendo muchos otros más y, sobretodo, cogiendo un “taste” por fin de lo que es la producción de una película.

Parece que di buena impresión pues algunos días después recibí una llamada de alguien diciéndome “Me recomendaron tu nombre para trabajar en locations, ¿tienes la semana disponible?”. Seguro que sí. Así fue que trabajé esos pocos días y, en el que creí que iba a ser mi último día, mis jefas me preguntaron si me gustaría estar trabajando con ellas por el resto de la película…

Así que, buenas noticias: estaré trabajando (si Dios quiere) hasta junio en la peli “Rum Diary” aprendiendo mucho, despreocupándome por un tiempo por tener trabajo y conociendo gente nueva, lo cual me tiene bien contenta.

Las malas noticias: comprobé que se me hace prácticamente imposible no fumar en filmaciones,… ¡es casi peor que una cerveza! Y teniendo dos jefas que fuman el doble o el triple de lo que yo fumo, nacarile. Así que creo que, con este post, hago oficial mi quit-quitting smoking. Después de las 4 cajetillas que ya he comprado en dos semanas, no me queda otra cosa que decir. Creo que sería hipócrita de mi parte. Así que con ésto me despido de este blog el cual mantendré abierto para cuando intente nuevamente dejar de fumar.

Gracias a los que me motivaron un rato a dejarlo, lo aprecio mucho. En realidad estaba bien pompiá,… supongo que es como me dijo Javi: “Yo por eso ni intento dejarlo,… para no sentirme como culo cuando falle.” Será para la próxima.

Ahora,… ¡a trabajar!

Anuncios

Publicado el marzo 28, 2009 en Publicado en Zero Garets. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: