• Memorycrasher

Fue en el 1986 que, desde el balcón del piso 9, me asomé por la noche cuando escuché a mi papá decirle a alguien “Me la compré ayer, está allí abajo”. Mis más elementales recuerdos dentro de un vehículo fueron en aquel Subaru GL blanco del año, con olor a nuevo y suficientemente grande para ser una especie de playground para nuestra pequeñez.

Fue en esa Subaru donde Seba y yo comenzamos nuestro disco duro, cobrando conciencia de nuestro entorno desde el asiento de atrás, bien amarrao’s y con el pedazo de cristal cuadrangular que fungía como marco a nuestra vista desde adentro hacia el mundo exterior. Así fue que descubrimos el Túnel Minillas, no por su nombre, sino por la fila de luces veloces dentro de aquella oscuridad que alcanzábamos a ver desde nuestra diminuta estatura: ese túnel estaba bien chulín.

No sé como empezó, pero supongo que alguna vez alguno de los dos entendió lo “largo” que era y, así como cuando uno camina jugando a mirar al piso sin pisar las líneas, a alguno se le ocurrió aguantar una “A” desde que penetrábamos el túnel hasta que salíamos de él. De alguna manera se convirtió en una competencia automática: cada vez que reconocíamos que estábamos en la calle que en poco nos llevaría al túnel, los dos nos mirábamos con picardía y, tan pronto la Subaru entraba al túnel, los dos recogíamos cuanto aliento pudiésemos y pronunciábamos el más largo “AAAAAAAAA” posible hasta que el otro se quedara sin aire. Era todo un tripeo.

Tengo que decir que, desde hace una semana, guardo un pasivo resentimiento con quien quiera que fuese el desalmado que se le haya ocurrido lanzar un cuerpo a lo loco en el Túnel dejándolo a merced de que otros, imprevistamente, le pasaran por encima una y otra y otra y otra y otra y otra vez hasta desmembrarlo por todas partes, probablemente sin que ninguno de ellos tan siquiera supiera que eso que acababa de sonar debajo de sus carros no fue un canto de madera, ni un animal, ni algún objeto caído a lo loco, sino un brazo, una pierna o cualquier otra parte (que ni quiero imaginar) de algo que algunos momentos antes componía un ser humano.

Y yo, que desde el próximo mes tengo que seguir cruzando el Túnel Minillas ida y vuelta a diario, ya no puedo evitar pensar en la idea de que, bajo mis gomas, aún yacen rastros de la escencia de la víctima de algún inescrupuloso con cero respeto a la humanidad.

Gracias, cabrón, por arruinar mi Túnel gufia’o.


Aparece cadáver desmembrado cerca del Túnel Minillas

Por Daniel Rivera y Frances Rosario / puertoricohoy@elnuevodia.com

No se descarta que haya sido un asesinado el hombre cuyo cadáver se encontró desmembrado esta mañana en las cercanías del túnel de Minillas, en santurce, indicó el teniente Carlos González, de la División Patrullas de San Juan.

La víctima aún no ha sido identificada, pero se sabe que es un hombre de aproximadamente 40 años que vestía ropa negra y no tiene las características de un deambulante, afirmó González.

“Es bien raro de que alguien cruce esa vía”, dijo González.

“Aquí puede haber otra teoría, además de si fue un accidente de un peatón, de que alguien lo tirara del auto. Por eso Homicidios de San Juan está participando de la investigación”, dijo el teniente González.

Las autoridades se percataron de la presencia del cadáver en la vía porque recibieron una llamada de que los automóviles estaban chocando con algún objeto en la esa vía de rodaje.

Una patrulla que acudió al área se percató de que se trataba de un cuerpo sin vida.

“No lo tenemos todavía como accidente fatal hasta que (el Instituto de Ciencias (Forense termine con la pesquisa”, agregó González.

El cadáver desmembrado causó una gran congestión de tránsito esta mañana en el expreso José de Diego hacia Santurce.

El cuerpo quedó desmembrado, debido a los múltiples impactos que al parecer recibió mientras estuvo tirado en la carretera, indicó el teniente González.

En la mañana, González había dicho en entrevista radial (WKAQ) que la escena se investigaba como un “hit and run”, o sea que lo arrollaron y el conductor se fue a la fuga.

Hasta el momento, se cree que el cadáver es el de un hombre adulto de tez blanca. Pedazos de su cuerpo quedaron desparramados entre el kilómetro 2 y el 2.2, detalló el funcionario policiaco.

“Es una escena bien morbosa. Hay partes por todos sitio”, comentó el teniente.

La División de Homicidios de San Juan y el Instituto de Ciencias Forenses investigaron.

González solicitó a toda persona que vea una abolladura en su auto y haya pasado por el lugar que lo informe a la Policía.


Nandy likes this.

  • Nandy – yo pase por ahi d camino al trabajo como a las 5:30 ! ……todavia no se me va la imagen de la cabeza….
Anuncios

Publicado el julio 30, 2010 en Familia y Amigos, Información, Misceláneo y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: