• Word, bro.

Nunca he hecho un research, pero sé que mucho ha de haberse escrito sobre la Palabra: la Palabra escrita, la Palabra verbal, la Palabra pensada. Me está curioso porque la Palabra es algo que usamos todos los días. Hablamos bonito, hablamos normal, hablamos feo, hablamos gufia’o, hablamos aburrido, hablamos a lo loco, hablamos en serio, hablamos mierda, hablamos todo.

Ayer me di cuenta que tal vez, la mayor parte de mi vida no he sabido lo que he hablado. Y no lo he sabido porque, incluso, en todas las ocasiones que he hablado de corazón, he hablado sin la consciencia del poder de la Palabra.

No me voy a poner a definir el poder de la Palabra porque empecé este blogpost diciendo que “nunca he hecho un research” de ello y esa es la verdad. Tampoco voy a ponerme a definirlo porque, en el segundo párrafo de este blogpost, establecí que fue ayer que lo descubrí, pero ¿sabes qué? Creo que la diferencia raya en la consciencia de que la Palabra no es un par de letras juntas, sino significado, energía, pensamiento y consciencia de la Palabra misma.

Siento que, muchas veces, he escuchado y escuchado palabras, las repito pa’ lante creyendo entenderlas, o las descarto cuando no las entiendo, o las evito cuando las repiten demasiado y me harto, o las cambio para no decir lo mismo, o las digo porque me gusta pronunciarlas y pego a disparar por ahí pa’ bajo sin tener consciencia de que la Palabra es más que “un par de letras juntas,”… y hablando a lo loco, cuántos disparates habré dicho en mi vida.

Pienso en cuántas veces he hablado lo que pienso en lugar de pensar lo que hablo, cuántas veces he alineado la palabra con el pensamiento, y cuántas mil veces más fallaré en hacerlo. No fue hasta que lo viví que realmente pude tener la realización de cuánto poder puede tener “un par de letras juntas”, para bien y para mal, aunque sea sólo en el pensamiento, y todas las repercusiones, buenas y malas, que puede generar. Lo único que puedo decir es que, cuando uno entiende (y, desde la humildad, admito que aún no lo entiendo a cabalidad) el significado real de una palabra y la alinea con la energía y el pensamiento, wow,… el propósito cambia y se hace bien fuerte. Está cabrón.

245 blogposts con 23,192 visitas, 157,680,000 palabras a razón de 16,000 palabras habladas al día, y 788,400,000 pensamientos a razón de 80,000 pensamientos al día en mis 27 años… Creo que me queda rato por entender.


Paola and Diego like this.

Anuncios

Publicado el noviembre 7, 2010 en Amor, Lecciones, Personal y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: