• ¿Aprovecha y pégame?

Últimamente me molesta cuánto desmenuzan diferentes asuntos puertorriqueños complicándolos de tal forma que se pierde el propósito original de todo. A veces se siente que, de un asunto que tiene dos bandos (digamos, a favor y en contra) y en el cual originalmente se haría muy fácil tomar parte, se factoriza entre tantos detalles – algunos importantes, otros totalmente misceláneos – que se pierde la perspectiva de a dónde teníamos planificado ir en primer lugar.

A veces no hay que complicar las cosas. A veces hay cosas que no paren más.


El pueblo en general se indignó cuando se supo que la Ley 54 no cobija a los adúlteros abusados. Ahora sale un proyecto para enmendar la Ley y poder cobijarlos. Sin embargo, cuando se toca el tema de si cobijarán a los homosexuales también, una mujer del capitolio (cuyo nombre honestamente desconozco) contesta que en este momento no cree que haya espacio para ello, supongo porque para los homosexuales nunca hay espacio entre las letras de los proyectos de ley. La procuradora de las mujeres, por su parte, dijo que “la interpretación del Supremo de que las relaciones adulterinas no estaban cobijadas por la Ley 54 era correcta, porque la administración tenía una campaña para promover valores, por lo que resultaría contradictorio que protegieran una conducta penalizada como lo es el adulterio.”

¿De qué valores estamos hablando, exactamente? Si, para empezar, desde que la presente administración está en el poder, ha roto con la paz y el respeto en tantas formas (sublimes y directas) de las que a lo mejor podríamos contar. Me parece muy bien que hablemos de fomentar valores (humanos), creo que Puerto Rico lo necesita. Sin embargo, me parece muy contradictorio que se armen el pecho con ello en calzoncillos, y lo usen de excusa  para “grisar” un asunto que está en blanco y negro.

En el tercer párrafo del artículo 1.2 de la Ley 54 de Puerto Rico, la primera oración dice:

“El Gobierno de Puerto Rico se reafirma en su compromiso constitucional de proteger la vida, la seguridad y la dignidad de hombres y mujeres.”

… Ya. De eso se trata. De proteger la vida, seguridad y dignidad de hombres y mujeres, un asunto de derecho básico sin importar sus preferencias personales. ¿Por qué hay que convertilo en una gama de grises de que si se es adúltero no, si son un matrimonio sí, si es homoseuxal tampoco, pero si conviven también aunque, bajo el código moral que ellos siguen, se considere como “inmoral”? Si a través de esa diversificación intentan fomentar una “conducta moral”, sepan que el adulterio, como la prostitución, existe desde hace miles y miles de años A.C.; mantenerlo al margen del cobijo no hará que cese. Y aquellos que quieren defender el cobijo para adúlteros mas no para los homosexuales (tú sabes, porque el homosexualismo es otra cosa y no se puede aceptar) sepan que, si tan moral vamos a hablar, más inmoral es una persona que decide adulterar, que un homosexual a quien nadie le preguntó cuando nació si preferiría ser straight. No es como que los gays pueden decir: “Oh, shit: la ley 54 no me cobija, ni me puedo casar, ni puedo adoptar, ni tengo los derechos de una pareja straight… Debería considerar apagar mi switch de gay y convertirme en straight from now on”. Vamos, todos podemos ser más inteligentes que eso.

La Ley 54 no debe ser un issue. Proteger la vida humana no debe ser un asunto politizado por ideologías, ni un tema que se deba llevar a votación. Si “moralidad” es el único idioma que nuestros líderes hablan, proteger la vida humana es la base moral por excelencia en su forma más básica y pura, por encima de las creencias e idiologías que cualquier persona pueda tener.

Una vez más, cuestiono el compromiso del Gobierno, su responsabilidad para con el pueblo, y su mismo “código moral”cuando permite, fomenta, perpetra y autoriza la violencia a través de la palabra, la omisión y la acción.


Isaac, Gaily, César, Valeria and Fernando like this.

  • Gabriel – Viéndolo de blanco y negro en PR existen tres bandos. Los que no separan la iglesia del estado y quieren citar a la biblia como referencia para aplicar la ley. Segundo los que sienten un impulso por hablar de política y echar gloria o culpa al ejecutivo/legislador en función. Y por último los que como no les toca ni les cambia la vida prefieren no tomar una postura y quedarse callados. Son éstos últimos los que más aborrezco. Porque como no toman postura dejan que automaticamente los vanguardistas de la “moral” (whatever that is) se convierten en la mayoría de manera automática.
  • Gabriel – Coincido contigo ale, que bueno tenerte de amiga. El derecho a que una persona no se le agreda, hostigue no tiene que ver nada con su estatus civil y mucho menos con la sexualidad. No se puede enaltecer valores cuando prefieres tomar una medida conservadora y te haces de la vista larga a las consecuencias. Y para todas las personas que dicen que le quedan los delitos del código penal les cuestiono cuál ha sido su experiencia para mover la maquinaria del Estado…
  • Alejandro – brutal!
  • Alex – La Furia de Luis Gabriel, jajajaja
  • Isaac – essselente
Anuncios

Publicado el abril 4, 2011 en Opinión, Valores, Vida y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: