Archivo de la categoría: Arte

• Shaw’mon

“Michael Jackson murió. Se jodieron los querubines en el cielo…”

Me quedé mirando la pantalla de mi celular sin expresión: “What? ¿Quién es tan charro para estar enviando textos con chistes sobre la pedofilia de Michael Jackson a estas alturas? Quince años tarde, papi, por favor. Y pa’ colmo, lo charro que me parecen los chistes por texto que tanto me sacan por el techo. Psh, whatever…”

(A menos de que,…)

… Así mismo, me paré en medio de la ceremonia en la que me encontraba y salí para afuera. La llamada al emisor de ese texto era indispensable:

– Cabrón, ¿tú me estás tripeando?
– No.
– Cabrón,… tú me estás tripeando…
– No, mano.
– Cabrón,… me estás tripeando…
– Se murió. Todos aquí estamos en shock hablando de ello.

y1pusmkOLOnEJnQYF2yeJADxKft-PDwC8mEJJQ1XXLfrRk8NYYMO4FHgAnj-Tlp9nHReYs3zDTDu-k copy

Fue así como, desde entonces, todo se volvió Michael Jackson. Todo. Así como en mi video favorito “Leave me alone” (¿Farrah quién?), el mundo retrocedió a los 60’s, 70’s y 80’s cuando Michael estremeció los cimientos del Universo hit tras hit como una droga demasiado sabrosa que se sigue poniendo más viciosa pero nunca es “high enough”. Él logró lo que, hasta ahora, más nadie ha podido lograr en el mundo de la celebridad: tocar el cielo y vivir en la gloria de la fama,… hasta que sedujo a un querubín. Y como después del cielo ya no hay más nada, lo único que se puede hacer es caer por ley de gravedad,… y cayó.

Recuerdo cómo yo, teniendo 5 años, me sentaba solita en el piso de la sala con las piernas cruzadas a mirar embobada la película “Moonwalker” en mi televisor con la boca abierta, babas incluidas y toda la cuestión, mientras el brilloteo de aquellos mocacines en puntas se reflejaban en mi rostro fascinado por un fenómeno extraterrestial que vivió su vida desde pequeño frente a los ojos maravillados de un público que no paró de aumentar generación tras generación. Fue entonces que comprendí que este tipo realmente vivió toda su vida para entretener y satisfaser la obsesión morbosa de un mundo insasiable por lo que él era, hacía y representaba.

Lo pienso y lo único que puedo sentir es lástima ante mi propia creencia de que nunca pudo ser  realmente feliz. Nunca pudo tener una vida propia. Nunca pudo ser una persona promedio. Nunca pudo dejar de ser un producto totalmente comerciable. Nunca pudo pasar desapercibido. Tal vez tampoco pudo tener identidad propia. Nunca pudo lucir o comportarse como una persona natural. Nunca tuvo una salud mental como la tuya o como la mía, y nunca pudo tener una sensación real de lo que es la “realidad” (whatever that means for each person) porque su realidad siempre estuvo tan fuera de este mundo que se convirtió en un muy buen chiste. La fama se lo comió.

Hay gente que ha dicho que no entienden por qué el mundo hoy llora a un pedófilo, a la epítome del Plastic Surery Gone Wrong, a un anormal que se negaba a crecer. También hay gente sin mucho sentido común como Katia que dice que debemos preocuparnos por cosas más importantes como la basura que dejaron en Ocean Park la Noche de San Juan (hey, a mí también me indigna el desastre que hicieron en nuestra playa, don’t get me wrong, pero shaw’mon,… ¿Michael Jackson y Ocean? WHAT?! ¿Qué tiene que ver una cosa con – es más, ni voy hablar de ello). Yo digo que, aunque todo eso es cierto (y personalmente condeno la pedofilia), al César lo del César: frente a ese talento, grandeza e influencia, no hay quien que se pare.

Lamento la pérdida de una persona que nunca pudo encontrarse a sí mismo en medio de tanta fama, dinero, fanáticos, medios, pigmentos, fantasías, amarillismos, cirujías, mofas, morfas, Peter Pans, delitos, niños vulnerables y una infancia que siempre quizo abrazar y nunca pudo tener. Al final de su vida, Michael Jackson nunca tuvo tanta suerte como tú o como yo, ni en sus momentos de óptima gloria.

Pero en fin, ahí esta él, de vuelta en su gloria terrenal y celestial estremeciéndonos de nuevo con la misma emoción de sus mejores tiempos, y yo, con los mismos ojos de hace 20 años y los reflejos en mi cara (esta vez de YouTube) emocioná reviviendo lo que una vez fue. Así que, oportunamente, gracias por todo. Que descanse en chillingness.

Moonwalker (broken down in 10)

• ¡Aniversario Obligado!

Así mismo como lee. Una obligación para todas aquellas personas que me conocen, y también para las que no me conocen. Y me atrevo a obligarlos a ir sólo porque sé que puedo portarme como una total cavernícola, arrastrarlos a todos por el pelo hasta Santurce y forzarlos al interior del teatro con un azote en las nalgas de parte de mi bate de palo, todo con la plena seguridad de que luego irán a donde mí, me darán un beso ponchado, un profundo abrazo y un “gracias” desde el alma por haberles hecho ir…

El que sabe, tiene ante sí un show que promete partirle el vientre; el que no sabe, un show que le va a volar la cabeza. Si sueno violenta, no se preocupe: los moretones, las calvicies, su vientre y su cráneo sanarán con las risas que sacará de allí y mi maltrado habrá valido la pena.

¡NO SE LO PIERDAN!

Taquillas disponibles en el 787.724.9596 a $15 + IVU.
2ndo Aniversario de Teatro Breve en Facebook
www.teatrobreve.com

¡Pendientes al elenco pre-show!:

  • 9 de julio @ 5pm – “Piedra, Papel y Tijera” (Radio 89.7 FM)
  • 10 de julio @ 7am – “Magic” con Wanda Sais (Radio 97.3 FM)
  • 10 de julio @ 9pm – “No te Duermas” (Canal 2)
*Anuncio no pagado. :)

• Oh-Snap

Me imagino que te tiene que haber pasado alguna vez en la vida que, cuando coges tu cámara, de momento te encuentras con fotos que realmente no sabes cómo rayos llegaron ahí..

Algo así fue lo que me pasó con esta foto cuando fui a retocar las del compartir de anoche con Waiki, Furby y Moncho. De momento encontré un montón de fotos del “fitting day” para el último comercial que trabajamos y, por lo que veo, mi cámara pasó por un par de manos más de las que pensé. Algunas parecen de documentación, otras dos o tres parecen de esas que salen “¡bien lindaaaaas!” como si tuvieran una pequeña esperanza por el la’o de ser subidas a Facebook en algún momento y poder ser taggueadas (…not gonna happen). Anyway, no sé si ésta fue totalmente intencionada o si fue accidental, pero tiene un no-sé-qué que me tripea un montón. Estoy casi segura de que esos son los pies de Kacho. Le retoqué un poquito los colores y quise incluirla en el álbum de “Ajonjolí” (o “fotos que tripean pero que no pertenecen a ningún lado”), pero cuando la uplodié, la calidad se dañó. No sé a qué se debe, pero no es la primera vez que me pasa con fotos editadas en Photoshop,… y con los videítos ni se diga. De manera que aprovecho que WordPress brega (publicidad no pagada) y la posteo aquí.

Hablando de fotos encontradas, me acordé de este site con el que dí hace tiempo llamado ifoundyourcamera.net, otra de esas cosas que uno ve y piensa “coño, ¿y cómo a mí no se me ocurrió primero?”.

Esta página, inspirada en el concepto de Post-Secret Project, brega bien sencillo. ¿Te ha pasado alguna vez que perdiste tu cámara y en ella tenías fotos que te duelen saber que no recuperarás? Pues éste es el lugar donde posiblemente podrías encontrarlas ya que sirve de foro para que personas que encuentren fotos ajenas (u “orphan pictures”) puedan postearlas con la esperanza de que sean reunidas con sus dueños o personas cuyos rostros salen en ellas. Entre cosa y cosa, parece que el site ha despertado una dinámica bien nítida entre la gente y todo éste rollo sobre los recuerdos, los valores emocionales y/o históricos, el gimmick del re-encuentro, el encanto del pasado, etc., etc., etc.

Y hablando de fotos y del encanto del pasado, si en su casa no hay una cámara de fotos instantáneas y a usted le vacila la cuestión, pues vaya corriendo a comprarse una. Ahora.

El otro día me pidieron una de estas cámaras fotográficas para el trabajo y tuve que ir a cuatro lugares diferentes antes de dar con ella. Y es que ya las están descontinuando porque están “obsoletas”. Cierto, lo están. Pero janguear con una matraca de éstas en la cartera, escuchar el escándalo que hace cuando escupe la foto y esperar un rato a lo que la imágen empieza a revelarse lentamente delante de tus ojos es “priceless”. Y digo “priceless” porque, ante el aparente peligro de extinción en el cual se encuentran estás cámaras, aproveché y me compré una para mí y un paquete de 10 fotos el cual resultó ser un “priceFULL” de $14.99 sin el tax (o $1.49 la foto,… ¡ouch!).

Es lo que digo: la fotografía cruda, tal como la conocíamos antes de la era digital, quedará como un hobbie de unos pocos que estén dispuestos a gastarse el billetal por mantener viva la mística del cuarto oscuro, el “chaca-chaca” del tanque, la peste a químicos y las camisas manchadas con revelador. “Truly priceless” para el que sepa de lo que estoy hablando.

Claro, la cámara instantánea es otro mambo, pero it’s equally worth it.

• Trilingual, Parte II

Me levanté esta mañana y me acordé que hoy es lunes y que Frank Warren uplodeó ayer (como todos los domingos) nuevas postcards de su blog-projecto “PostSecret Project“. Me fascina ese proyecto por lo que compré su primer libro tan pronto supe de él y lo he pasado de mano en mano para compartir esta cosa tan increíble de ser seres humanos, ser secretamente wackos en nuestras profundidades, y de volver a ser seres humanos precisamente por ello después de todo.

Pero esta mañana se me rayó el disco cuando vi este post:

sick

Primero, me encojoné. Inmediatamente después, me acordé de una vez que fui al Starbucks de San Patricio y un hombre blanco y rubio acompañado de otro hombre blanco de pelo gris, dictaba su orden en inglés a una chamaca detrás del counter. Cuando el hombre finalizó su orden, la chica empezó una conversación bastante incómoda en un tono algo retante la cual se dio más o menos de la siguiente manera:

Ella – “You should learn spanish,… you know?”
Él – “…Excuse me?”
Ella – “Do you live here?
Él – “Yes, I do.”
Ella- “For how long?”
Él – “About four years now…”
Ella – “Well, when we go to United States, we have to speak english. You should do the same in our country.”
Él – “Young lady… I’m not from the States. I’m from Bermuda.”
Ella – “… Oh,… Well,… still…”

Lo peor de todo es que yo estaba escuchando a los dos hombres hablar antes de ésto,… y el tipo sabía un español no mal mascado, pero el otro no. Así que me imagino que, por aquello de que su amigo también entendiera lo que estaba ordenando, lo dijo en inglés. Lo más incómodo de todo no solo fue el tono en que la chica se lo dijo, sino el cómo luego se tragó su propia lengua y cambió de tono al saber que el hombre no era gringo y que actually sabía español. Sentí mucha verguenza ajena.

Pero entiendo de dónde sale: de formas de pensar como las que muestran esta postcard.

Cuando volví en mí y la vi de nuevo con las banderas de Puerto Rico ondeantes, la de Estados Unidos arriba super-impuesta y sobre-imponente, y la oración escrita por encima, me encojoné de nuevo y me dió mucho picor en el pecho. Mucho.

¿Significa que ahora estoy de acuerdo con lo que trató de hacer la chica Starbucks?

No.

Primero, no es mi estilo. Si yo fuese a decir algo así, lo hubiese dicho a manera de consejo amistoso y no de desafío mediado por alguna especie de rencor. Y segundo, creo que está más que probado que nada se logra con el “ojo por ojo”. Igual que la guerra no se acaba con guerra, los prejuicios no se luchan con contra-prejuicios, y el odio tampoco se batalla con más odio. Al final vivimos en un mundo prestado, “we are temporary arrangements”, y seguiremos siendo extrangeros a donde quiera que vayamos (a ver, que no sería una tremenda putada si nos tuvieramos que restringir a nuestros perímetros sin tener más mundo que ver). Ni Hitler con su gran Nazismo logró acabar con los judíos y, por ende, con la convivencia de razas. La pureza de razas está en peligro de extinción, aceptémoslo. Y precisamente por ser menos puros, somos personas más bellas. Entonces, celebremos y respetemos eso con convivencia.

Sin más, conseguí el e-mail de Frank y ésto fue lo que le escribí:

“Hi, Frank. I hope you post this (on your blog) so wherever the person who submited this secret (is) can read this and know…

… that MANY Americans live in Puerto Rico too and lots of them don’t bother to learn spanish either. But instead of it making me sick, I suck it up and give them the best english I have for the sake of tolerance, integration and common living. Plus, you get to learn from one another. I suggest for him/her to try the same. Por un Mundo Unido. (“For an United World”)”

A %d blogueros les gusta esto: