Archivo de la categoría: Valores

• Cuatro cosas que tienes que entender pa’ darte a respetar

Bueno es el pan y le comieron el culo dos veces.” – Desconocido

De un tiempo para acá, he escuchado a varias amistades mías que se han encontrado relacionadas a alguna persona que les drena lo mejor de ellos, y destapa lo peor a la vez. Todos son personas brillantes, pero el IQ no tiene nada que ver con asuntos como éste: en algún momento, a todos nos toca bregar con alguien a quien le cogemos algún tipo de cariño y, sin darnos cuenta, nos encontramos en una transición lenta, dolorosa y permisiva en la que, a son de suero, nos van perdiendo la consideración y venciendo nuestro poder racional sin que nos enteremos. Es cómico porque, si buscas los sinónimos de “desconsiderado”, encontrarás que uno de ellos es “irrespetuoso”. Así que podemos decir que, en la medida que se nos pierde la consideración, nos están faltando el respeto.

Pero en realidad no tiene nada de cómico. Al contrario, es totalmente agobiante demoralizador.

De hecho, puede pasar mucho tiempo sin que te des cuenta de cuánto daño te hace tener a esa persona cerca y, cuando por fin te das cuenta, puedes sentir mucha confusión. Te preguntas cómo rayos llegaste ahí, cómo permitiste que eso pasara, cómo no te diste cuenta antes e, incluso, te cuestionas qué tipo de persona eres ahora pues jamás hubieses esperado que una persona como tú se encontrara en esa posición. Es como si hubieses caído en las garras de una víbora (con manos) de la cual ahora no sabes cómo carajos zafarte.

Lo primero que tienes que saber es que no eres el primero, ni el único, ni el último a quién le pasa. Is not the fucking end of the world. Y lo segundo que tienes que saber es que sí, you can get the hell outta there. No es TAN difícil. Solo hay unas cosas que tienes que entender y tomar en cuenta: la intención, la interpretación, la responsabilidad y la acción.

• Intención

Comúnmente, podemos encontrarnos preguntándonos por qué una persona hace algo que nos afecta una y otra vez, cuál es su intención, si estará pichando pa’ loco o qué, si nos querrá provocar o joder, o tan siquiera si se dará cuenta de que lo que hace nos jode. Whatever.

Pongámoslo así: cada persona es un mundo, y cada cual tiene como fin encontrar su bienestar y felicidad. Es la verdad. Hay unos mundos que son empáticos con otros mundos y mantienen en cuenta cómo sus acciones impactan a los demás. Hay otros que, en lugar de mundos, parecen asterioides dando bandazos a lo loco sin consideración y sin mesura de lo que les rodea, but that doesn’t make them bad people. De hecho, a mí me gusta partir de la premisa que la humanidad, en esencia, es buena.

La cuestión es que, como el ser humano busca su felicidad y bienestar por naturaleza, si tú los haces sentir muy bien, te van a querer agarrar y tenerte cerca. Eso está cool, I mean,… Saber que tu presencia le brinda alegría a otra persona te hace sentir bien a ti también, y eso está genial. Ahora, cuando empezamos a dar de nosotros y ellos empiezan a chuparnos por ahí pa’ bajo, ahí es que la cosa se pone pelúa. ¿Lo harán sin querer o lo harán a propósito?

¿Sabes qué? Qué importa.

Hay sólo una cosa que te tiene que quedar bien clara de la intención de otros y es que JAMÁS vas a saber con 100% de seguridad cuál es exactamente, no importa si es adrede o no, ni lo que te diga la persona en cuestión. Jamás. Te pueden decir un embuste, te pueden decir la verdad, te pueden decir una verdad que en realidad es un embuste que se ha creído él/ella mism@, incluso, puedes tener una idea bastante cercana a la verdad, pero al final no va a importar. Nunca, NUNCA, vas a saber cuál es la intención 100% real por más que conozcas a una persona, e independientemente de si son intenciones buenas o malas, ello no les define su calidad como personas. Es necesario partir de esa premisa.

• Interpretación

Así como otros son un mundo, tú eres un mundo también compuesto de definiciones, complejos, emociones, perspectivas, experiencias, creencias, ego y otras 20 mierdas más. Eso significa que, para una misma situación, tú puedes asumir diferentes interpretaciones dependiendo del contexto en el que esté ubicado. Es así como, por ejemplo, si un extraño te dice “Qué guapa”, puedes pensar “ese cabrón me está ligando”, si te lo dice una buena amiga puedes pensar “me veo guapa sí, ¡yeah!”, si te lo dice una bicha que no te cae bien puedes pensar “que jodia sarcástica”, o si te lo dice un tipo que te gusta puedes pensar “OMG, ¿significa que está enamorado de mí?”.

La “intención de otros” está irónicamente ligada a “tu interpretación” en el sentido de que no siempre están alineadas, pero siempre surten un efecto. A lo mejor la intención del desconocido era meramente reconocer tu guapura para alagarte y tú lo cogiste como que el tipo es un bellaco y te ofendiste, o el tipo que te gusta te lo dijo porque le rapea a todas y ahora tú te ilusionaste pensando que tienes break y en verdad no. Who knows! Esa es la interpretación.

Lo tricky de la interpretación es que a veces, cuando se trata de “esa” persona cercana que apreciamos y nos perjudica, tendemos a justificar la posible intención: “es que no se da cuenta” o “es que él/ella es así” o “he/she doesn’t mean it” o “es que me da pena”. Más peligroso todavía es cuando te desahogas con terceros que te apoyan en esa justificación: “sí, es verdad, esa persona es buena, te lo estás cogiendo muy a pecho, no dejes que esas cosas te afecten, pichea”… You know what? Poetic Bullshit.

La justificación de las acciones de otros es una forma de interpretación que solo perpetúa y empeora un patrón de malos ratos. Si algo te hace sentir mal, te hace sentir mal y punto. Ese es el efecto que surte en ti sin importar las intenciones de la persona, ni su nobleza, ni cuánta pena te dé, ni si la persona vive en la-la land, o si malinterpretaste o no. Al final del día lo que importa es que, whatever that person is doing, te jode y está interfiriendo con tu felicidad y paz interior, y eso no es bueno para ti. Esa debe ser tu regla.

• Responsabilidad

Cuando uno es iluminado por la revelación del self-respect, uno se arma del espíritu de Aretha y rápido nos ponemos en las de “Diablo, mano… es verdad. ¡Ese(a) jodio(a) cabrón(a) hijo(a) de la gran puta que me martirizó la vida, no voy a permitir que me joda más!”. Entonces, sacamos el dedo para apuntar como si la culpa viniese en forma de balas y pudiesemos tirotear a alguien a puro deo.

Siempre es más fácil y más rico para nuestro ego poder inculpar a otro. Sin embargo, antes de que estés ready pa’ llenarte de odio y rencor sabroso, vamos a hablar claro: para que alguien pueda joder a alguien, necesita a alguien que se deje joder. ¿Cuántas veces sonreíste y dijiste que sí aunque no querías? ¿Cuánto diste y diste y cediste esperando algo a cambio? ¿Cuántas veces te hicieron esa bromita que te sabe a mierda, pero pichaste pa’ loco y no pasó nada? …

¿Y quién carajo sabe lo que pasa por tu cabeza más que tú? Nadie.

Así mismo como tú jamás podrás saber con seguridad las intenciones de las personas que interactúan contigo, esas personas tampoco tienen una idea 100% concreta de cómo tú recibes e interpretas lo que ellos hacen. Tu responsabilidad raya en admitir cuánto espacio y permiso diste para que otros te jodan y/o se aprovechen de ti. Muchas veces, la culpa es nuestra completita con todo y Cheez Whiz por no haber abierto la boca al respecto ni haber trazado la línea. Está bien, somos humanos. Eso pasa y no hay nada de malo en admitirlo. De hecho, es hasta más sanador. Digamos que, después de jaltarnos comiendo rencor, asumir nuestra responsabilidad en el asunto es como tomar Pepto Bismol: hace que todo sea digerible y llegue al toilet más rápido para flushearlo y nunca más volverlo a ver.

Es cuestión de tener un balance, ser racional y, sobretodo, ser honestos con uno mismo cuando se trata de en dónde fallamos.

• Acción


Honestly, I hate that word. “Acción”. Ugh. Significa que hay que hacer algo al respecto, y eso es lo más dificil siempre,… a menos que tengas una motivación.

Usualmente, la motivación viene cuando comprendes racionalmente que, por tu bien, tienes que hacer algo al respecto de verdad. Otros pueden saberlo, pero sencillamente no están ready para hacerlo por la razón que sea. Está bien, es un proceso y hay unos que llegan ahí antes que otros. Otros (como yo) necesitan esa gota que les colme el vaso bien cabrón para sentir la pasión de decir “PA’L CARAJO CON ÉSTO” y entonces asumir posturas. En fin, cada cual lo maneja a su manera. Al final, tarde o temprano habrá que hacer ALGO si es que quieres parar de dar el culito y darte a respetar para que tu bien esté por delante, y solo tú puedes decidir qué es lo mejor que le conviene a tus circunstancias siendo honesto contigo mismo.

Lo cool de la acción es que, cuando lo logras y dejas todo detrás de ti, puedes mirar para atrás y decir con placer “Wow… ¡me zafé! ¡Lo logré! ¿Cómo rayos estuve tan sumergido ahí? ¿Cómo no lo vi antes?” y se siente cabrón. Te sientes grande. Te sientes libre. Te sientes en paz.

¿Qué es lo mejor que debes hacer? Qué se yo. Tal vez llamar a capítulo a la persona y cantárselas, tal vez hacerle frente a la situación y trazar las líneas. Tal vez cogerte unas merecidas vacaciones. O tal vez cortarlo de tu vida for good y ya. Whatever. Lo importante es que entiendas que “nobody really wants to hunt you down”, y que tú eres responsable de no dejar que nadie te joda.

En pocas palabras, cuando alguien haga algo que te joda, ten en mente que, aunque a lo mejor su intención no es afectarte, al final del día sí te afecta. Podrás pataletear y quejarte cuánto quieras al respecto, pero la responsabilidad entera de que ello siga continuando recaerá sobre ti hasta el momento en que hagas algo al respecto.

No me lo inventé yo. Son cosas de la vida.

El respeto… el respeto es lo más importante.” – Seba


  • Alexis – Ale… Definitivamente lo acabo d leer todo y todo lo q dices es muy cierto, me encanto!!! Mas la parte donde dice “cuando se desahogan con terceros” y solamente viendo su punto d vista los apoyan en su justificación y dan los consejos d lo q ellos como tal actuarían q no necesariamente va con el caso q vive esta persona. La verdad es q like all you writes!!! TQM :-)
Anuncios

• ¿Aprovecha y pégame?

Últimamente me molesta cuánto desmenuzan diferentes asuntos puertorriqueños complicándolos de tal forma que se pierde el propósito original de todo. A veces se siente que, de un asunto que tiene dos bandos (digamos, a favor y en contra) y en el cual originalmente se haría muy fácil tomar parte, se factoriza entre tantos detalles – algunos importantes, otros totalmente misceláneos – que se pierde la perspectiva de a dónde teníamos planificado ir en primer lugar.

A veces no hay que complicar las cosas. A veces hay cosas que no paren más.


El pueblo en general se indignó cuando se supo que la Ley 54 no cobija a los adúlteros abusados. Ahora sale un proyecto para enmendar la Ley y poder cobijarlos. Sin embargo, cuando se toca el tema de si cobijarán a los homosexuales también, una mujer del capitolio (cuyo nombre honestamente desconozco) contesta que en este momento no cree que haya espacio para ello, supongo porque para los homosexuales nunca hay espacio entre las letras de los proyectos de ley. La procuradora de las mujeres, por su parte, dijo que “la interpretación del Supremo de que las relaciones adulterinas no estaban cobijadas por la Ley 54 era correcta, porque la administración tenía una campaña para promover valores, por lo que resultaría contradictorio que protegieran una conducta penalizada como lo es el adulterio.”

¿De qué valores estamos hablando, exactamente? Si, para empezar, desde que la presente administración está en el poder, ha roto con la paz y el respeto en tantas formas (sublimes y directas) de las que a lo mejor podríamos contar. Me parece muy bien que hablemos de fomentar valores (humanos), creo que Puerto Rico lo necesita. Sin embargo, me parece muy contradictorio que se armen el pecho con ello en calzoncillos, y lo usen de excusa  para “grisar” un asunto que está en blanco y negro.

En el tercer párrafo del artículo 1.2 de la Ley 54 de Puerto Rico, la primera oración dice:

“El Gobierno de Puerto Rico se reafirma en su compromiso constitucional de proteger la vida, la seguridad y la dignidad de hombres y mujeres.”

… Ya. De eso se trata. De proteger la vida, seguridad y dignidad de hombres y mujeres, un asunto de derecho básico sin importar sus preferencias personales. ¿Por qué hay que convertilo en una gama de grises de que si se es adúltero no, si son un matrimonio sí, si es homoseuxal tampoco, pero si conviven también aunque, bajo el código moral que ellos siguen, se considere como “inmoral”? Si a través de esa diversificación intentan fomentar una “conducta moral”, sepan que el adulterio, como la prostitución, existe desde hace miles y miles de años A.C.; mantenerlo al margen del cobijo no hará que cese. Y aquellos que quieren defender el cobijo para adúlteros mas no para los homosexuales (tú sabes, porque el homosexualismo es otra cosa y no se puede aceptar) sepan que, si tan moral vamos a hablar, más inmoral es una persona que decide adulterar, que un homosexual a quien nadie le preguntó cuando nació si preferiría ser straight. No es como que los gays pueden decir: “Oh, shit: la ley 54 no me cobija, ni me puedo casar, ni puedo adoptar, ni tengo los derechos de una pareja straight… Debería considerar apagar mi switch de gay y convertirme en straight from now on”. Vamos, todos podemos ser más inteligentes que eso.

La Ley 54 no debe ser un issue. Proteger la vida humana no debe ser un asunto politizado por ideologías, ni un tema que se deba llevar a votación. Si “moralidad” es el único idioma que nuestros líderes hablan, proteger la vida humana es la base moral por excelencia en su forma más básica y pura, por encima de las creencias e idiologías que cualquier persona pueda tener.

Una vez más, cuestiono el compromiso del Gobierno, su responsabilidad para con el pueblo, y su mismo “código moral”cuando permite, fomenta, perpetra y autoriza la violencia a través de la palabra, la omisión y la acción.


Isaac, Gaily, César, Valeria and Fernando like this.

  • Gabriel – Viéndolo de blanco y negro en PR existen tres bandos. Los que no separan la iglesia del estado y quieren citar a la biblia como referencia para aplicar la ley. Segundo los que sienten un impulso por hablar de política y echar gloria o culpa al ejecutivo/legislador en función. Y por último los que como no les toca ni les cambia la vida prefieren no tomar una postura y quedarse callados. Son éstos últimos los que más aborrezco. Porque como no toman postura dejan que automaticamente los vanguardistas de la “moral” (whatever that is) se convierten en la mayoría de manera automática.
  • Gabriel – Coincido contigo ale, que bueno tenerte de amiga. El derecho a que una persona no se le agreda, hostigue no tiene que ver nada con su estatus civil y mucho menos con la sexualidad. No se puede enaltecer valores cuando prefieres tomar una medida conservadora y te haces de la vista larga a las consecuencias. Y para todas las personas que dicen que le quedan los delitos del código penal les cuestiono cuál ha sido su experiencia para mover la maquinaria del Estado…
  • Alejandro – brutal!
  • Alex – La Furia de Luis Gabriel, jajajaja
  • Isaac – essselente

• Por su nombre y apellidos

Ayer me pasó algo interesante…

A través de un amigo, accesé una nota que había escrito un estudiante de derecho de la UPR en Facebook. En ella, básicamente planteaba que la paralización de tránsito que realizaron los estudiantes de derecho el lunes pasado en la Ave. Ponce de León podría ser considerado como un acto de terrorista, y citó el Homeland Security Act como fundamento. Esta manifestación, según él, ponía en peligro la estabilidad y preservación de nuestro país entre otras cosas. Cerraba la nota diciendo: “Señor LGF: el estado de derecho prevaleciente le permite tomar acción correctiva y coercitiva. Evalúe el todo, por favor, y proceda conforme a su criterio”.

No pude creer lo que estaba leyendo: un estudiante de leyes calificando como un acto terrorista la manifestación pacífica que sus propios compañeros de clase/colegas estaban realizando, y encima avalando que las autoridades procedan como crean necesario. Yo no soy estudiante de leyes; mi conocimiento jurídico se reduce a una clase de Legislación de los Medios de Comunicación que tomé en mis años de bachillerato (la cual me devoré con fascinación, mas sin el suficiente entusiasmo como para querer tomar el LSAT), pero mi sensatez y mi IQ me decían que, claramente, lo que él exponía era una atrevida manipulación de la ley.

Ahí entraron muchos a arremeter en contra del chico en cuestión, muchos de ellos indignados con su criterio, otros citando y debatiendo aspectos de la ley para objetar su premisa. Yo, de nuevo, qué carajo sé de derecho, pero vi en la parte inferior un espacio en blanco con letras grises que decían “Write a comment…” con mi profile-pic arla’o. Tal vez si me cogiera en otra época, pichaba. Pero en tiempos como en los que atravesamos, mi capacidad de indiferencia crece una úlcera que expone en carne viva mi fibra. Así que, puñeta, no me aguanté.

Picture 1

No recuerdo muy bien lo que escribí, pero iba más o menos así:

“Me río con tus palabras, no porque me den gracia, sino por incredulidad. A juzgar por lo que haz dicho, asumo que no te importará mucho, pero guardaré este texto junto a tu nombre para que nunca se me olvide en caso de que tu (terrible insensibilidad)* y (trágica interpretación de la ley)* logren alcanzarte la fama en el futuro.

Deberías escribir cuentos y novelas, raitrú.”

(*Algo así fue lo que utilicé por adejtivos)

Acto seguido, compartí el link de la nota en mi profile para que otros supieran de la existencia de esta persona por su nombre y apellidos, quien no me extrañaría algún día pudiese ocupar una silla política en el gobierno. No me duró mucho el guiso pues algo hizo él que anuló mi link en pocos minutos. Inmediatamente después, recibí un mensaje privado suyo el cual leyó exactamente como sigue:

“Puse restriccion al acceso de mi perfil –asi como lo tienen la mayoria de las personas–para que mis amistades (no yo) no sean expuestos a un debate de baja categoria y sin fundamentos. No obstante, resulta ser un honor tu comentario a los efectos que vas a guardar mi escrito. Te equivocaste cuando mencionabas que seria indiferente.

Por otro lado, dado que no me conoces, no sabes que todos esos comentarios son un mero entretenimiento para mi para fomentar una discusion y reflexion juridica seria y fundamentada.

Creo que le comentario que le hice a (fulanito) podria, en alguna medida, aplicarte a ti, asi que lo adjunto. Lamento tratarte con cinismo pero tu visitste mi hogar virtual, cuando no eres parte de mi lista de contactos o “amistades” para expresar cosas impropias.”

No cito el comentario que le hizo a (fulanito) porque, por más que lo leí, nunca pude identificarme con nada de lo que le dijo. Tampoco entendí eso de “debate de baja categoría” y sin fundamentos cuando yo ni por un segundo traté de debatir. Más que nada, no entendí cómo de momento sacó a todos sus no-friends del medio para que no comentaran cuando, en primer lugar, todo, absolutamente TODO su profile estaba a pedir de boca. Si su debate andaba desnudo en la playa, ¿por qué se queja de que se lo liguen y le digan “cosas impropias”?

Por otro lado, tiene razón en que no lo conozco. Y aunque realmente me da alivio la idea de que su postura sea una forma de mero entretenimiento “para fomentar una discusión y reflexión jurídica seria y fundamentada”, ver a Fortuño y a McClintock taggueados en su nota, junto a la facilidad con la que nos sacó del medio a la vez que desestimaba sus comentarios como un tripeo personal, me hace pensar en la posibilidad de que no sea necesariamente cierto. Sería algo así como el que coje un cuchillo y amenaza con matar a alguien para luego decir “Ah, no fue en serio. Soy actor y estaba canalizando mis energías y pasiones de una forma artística” …

… Es un ejemplo idiota. Mi punto es que es muy fácil decir “fue tripeando”.

Digamos, de todos modos, que le di el beneficio de la duda (porque así soy y tengo una tendencia natural a pensar bien de la gente), y doy su “mero entretenimiento personal” por cierto. Sin mucha complejidad y con cinismo, respondí su mensaje:

“Guao. No sólo me equivoqué asumiendo tu indiferencia, sino que también me equivoqué de tus potenciales: tú no deberías escribir cuentos, tú deberías ser algo así como el Ashton Kutcher de la ley.

Ya que eres estudiante de derecho y tengo muchas amistades que probablemente son tus compañeros de clase (varios de ellos siendo de los que estuvieron sentados en la Ponce de León, otros siendo algunos de los que comentaron en tu nota), quién sabe si un día nos encontramos en uno de esos jangueos y nos conocemos. Así nos damos unas birras, tú me das un Law-101 y subsanas mi ignorancia jurídica que me hace decir argumentos de baja categoría. Me disfruto las conversaciones de derecho.

Discúlpame por entrar a tu hogar virtual. Si ya has restringido el acceso al mismo, deberías aprovechar y restringirlo por completo. Se lo pones en bandeja de plata a muchas personas fuera de tus friends que no lo merecen.

No me disculpo, sin embargo, por mi gramo de sensibilidad y mi sentido común que tanta falta hacen en este mundo. Creo que son necesarios frente a gente que asume posturas como la que expresaste en tu nota por mero entretenimiento. Me parece terrible, muy terrible y desmoralizante…

Hasta pronto.”

Supongo que mi cinismo es de las cosas que más soquean en este mundo (o tal vez él solamente es hábil con las leyes y no con la lectura) porque momentos después me respondió:

“Disculpada. Igualmente, también me disculpo si algo de lo lo que expresé te ofendió en tu carácter personal — no tus ideas, las que sean.

No jangueo mucho –llevo una vida familiar más tradicional. Sin embargo, si coincidimos en alguna actividad, no te daré una clase de derecho 101 pero si estaré en el mejor animo de discutir de algún tema interesante de interés social.

Por cierto y por último, me alegro leer esta mañana que hubo un acuerdo con la Rama Ejecutiva, la policía, para que los estudiantes ocuparan la calle para protestar. Eso le da legitimidad a la protesta –contrario a una súbita ocupación unilateral de una vía pública.

Cordialmente,

(Mengano)

Admito que leí ésto y me sentí un poco mal al recibir sus disculpas mientras él creía las mías como 100% genuinas después que tuvimos ese elegante roce y ver que, a fin de cuentas, parece ser solidario con sus compañeros en algún grado que no conozco, pero que supongo que existe.

Traigo toda esta longaniza a colación porque cada día me parece más inconcebible ser frío e indiferente ante todo el abuso de poder que se ha desatado en nuestro país. Creo que no se necesita mucha ciencia para sentir que algo no está bien aquí,… y cualquier persona que tenga dos dedos de frente puede al menos parparlo.

Me parece insólito ver y leer todavía gente expresando su apoyo de alguna forma u otra a las medidas que ha tomado esta administración a paso acelerado para desmantelar a Puerto Rico, que encima se pretenda encogernos de hombros sin cuestionarlo y, todavía encima de eso, que se tilde a la ligera de terrorista a cualquier movimiento que, de hecho, cuestione y trate de ponerle freno a esas medidas.

¿Cuándo será la hora en que nos dejemos de fanatismos, partidismos y grietas, en serio? Hay tantas y tantas cosas sucediendo todos los días que, realmente, no entiendo cómo hay gente que no puede verlo. Me parece de poca mente los dimes y diretes partidistas que resumen todo lo que está pasando en un “Todo esto es culpa de los populares/penepés/Fortuño/Acevedo Vilá/etc.” cuando tengo la certeza de que todos, en algún modo u otro, hemos contribuido a esta crisis desde hace mucho tiempo. Me parece insensato reducir los despidos a argumentos tales como “Que saquen a todos esos trabajadores vagos del gobierno” cuando 1. es una generalización absoluta que no le hace justicia a todos aquellos que sí son trabajadores, 2. no es secreto que los despidos se realizaron a través de un procedimiento indiscriminado en el cual se cometieron una racha de errores que ellos mismos reconocen y no saben cómo reparar, y 3. ¡están tocando y desarticulando negligentemente los servicios, agencias y derechos que son vitales para el funcionamiento y bienestar de Puerto Rico cuando, ciertamente, existen otras medidas más acertadas para re-estructurar nuestro país! Ésto no sólo le concierne a los (des)empleados públicos,… le concierne a cualquier ciudadadano puertorriqueño.

Tampoco entiendo cómo también se ha podido tildar de “lloriqueo” las distintas manifestaciones que se han realizado en nuestra isla en medio de la creciente magnitud de las circunstancias que se están dando. Ésto no es lloriqueo. Ésto no se trata sólo de despidos de 17mil personas. Esto va mucho más allá: es reacción proactiva, necesaria y protectiva

Si un respiro brota dentro de todo este tsunami azul es que, poco a poco, a muchos se les ha ido contagiando de manera viral esa úlcera que traspasa la indiferencia exponiendo la fibra de la sensibilidad y la razón para unirse y hacerse oír, y me place ver cómo empezamos a sacudir nuestras distintas ideologías con un fin en común. Lo lindo del RGB es que pueden mezclarse para producir toda una gama de colores, y cuando los juntas, se produce una blanca luz: es exactamente en esa claridad donde todos debemos coincidir.

Dejemos de ser penepés, populares, independentistas, afiliados a tal o cual grupo o perseverante en tal o cual religión y seamos, por encima de ellos, el PUEBLO PUERTORRIQUEÑO.” – H. P.

El terrorismo, la justicia, el abuso del poder y la solidaridad tienen cada cual su propia definición. Empecemos a llamar las cosas por sus nombres y apellidos.

Con humilde solidaridad al paro del 15 de octubre y demás manifestaciones.

P.D. – Me siento bien orgullosa de mis amigos


Alex Orocovis, Isaac, Samuel and Ildaly like this.

  • Erik – EXCELENTE ! Mengano me la pela, sea bueno o no, me la pela… pooor otro lado, siempre y cuando el fanatismo no nos ahogue, sigamos en pie de protesta. Gracias por Jescribir!!!!! la cita al final es de H.P. HijoePuta, Hewlett Packard, Horace Prick, Hugo Perez? Hernesto Pevara? quien?
  • Alex Lebronster – Es del papá de un querido amigo mío. :)
  • Erik – pues muy sabio el papa de un querido amigo tuyo….
  • Maika – La verdad que el Mengano ese no lo entiendo…pero le diste clases de postura, dignidad y respeto a un pueblo. Nuestro pueblo PUERTO RICO!!!!!!!
  • Chamo – Solidaridad para decir que las cosas estan mal siempre hay, solidaridad para solucionar lo que esta mal es lo dificil. Veo de mis amigos Puerto Riquenos mil soluciones diferentes, de los extremos de practicamente querer lanzarse a un conflicto armado a un vacio “que nos pasa Puerto Rico?”. En las soluciones, donde importa, es donde vas a ver todas esas diferencias de partidos, ideologias, religiones y propuestas economicas.

    Siempre van a estar esas diferencias respecto a que es lo “mejor para Puerto Rico”. La cosa es que no se esta llevando esa discusion porque es bien dificil. La gente ve solidaridad ficticia porque ven que tienen un enemigo en comun (la mala situacion). Veo que a mucha gente esa solidaridad en contra de un enemigo comun le esta dando muchos buenos sentimientos.

    No he visto casi ninguna propuesta de solucion que no implique mandar pal infierno a todos los que esten en desacuerdo. Claro, dentro del mismo grupo que ahora se ve solidario en el problema vas a tener gente en supremo desacuerdo con las soluciones. Sin una discusion racional de las soluciones no se pueden mezclar los colores.

  • Paco – Jaja me entretuve con “Por su nombre y apellidos” y estoy de acuerdo con muchas de las cosas que respondistes. Soy estudiante de Derecho de la UPI y participe de la huelga frente a los portones esta semana. Estuve sentado en la Ponce de Leon y marche junto al CAED a Torre Norte. Te puedo decir que sabes mucho mas de Derecho que el que escribio el comentario fundamentandose nada mas y nada menos que en el Homeland Security Act( Ya sabemos loq ue esta leyendo).. y despues habla de una “reflexión jurídica seria y fundamentada”.

    Tenemos una Constitucion, el Codigo y mucha jurisprudencia relacionada con el tema; y decide fundamentar su comentario en el Homeland Security Act… Similar a justificar y fundamentar las invaciones a la privacidad y violacion de derechos civiles con el Patriot Act..Honestamente no vale la pena entrar en el aspecto juridico del tema con este personaje, es obvio que no sabe de lo que esta hablando. Sin embargo tu con tu sentido comun, haces mucho mas sentido(valga la redundancia).. Despues de todo el Derecho en gran medida es producto del sentido comun.. A excepcion de varias fuentes aprobadas unilaterlamente e impuestas; que el companero utiliza para fundamentar sus argumentos.

    Cuando en su respuesta final dice: “Por cierto y por último, me alegro leer esta mañana que hubo un acuerdo con la Rama Ejecutiva, la policía, para que los estudiantes ocuparan la calle para protestar. Eso le da legitimidad a la protesta.” Entendi que no entiende el concepto de legitimidad…El pueblo no necesita legitimidad de la Rama Ejecutiva, ni de la policía, todo lo contrario, un Estado es legítimo si existe un consenso entre los miembros de la comunidad política para aceptar la autoridad vigente. Se demuestra con la participacion en las elecciones, el pago de contribuciones etc etc. Decir que una huelga, protesta, piquete, revolucion, etc; necesita de la aprobacion de encontra quien se lleva, es el argumento mas contradictorio que he escuchado…

    Te animo a que estudies Derecho, si tienes la oportunidad. Hacen falta personas como tu! Piensalo…si “mengano” paso el LSAT y esta en la Escuela de Derecho es mas que obvio que tu puedes hacerlo sin mayor sfuerzo. Animate!! Pienso que tienes mucho que ofrecer!! Te advierto que el Sistema de Derecho no es perfecto pero tiene sus grandes meritos y ha probado su utilidad a traves de los siglos.

  • Alex Lebronster – Chamo, tienes mucha razón en lo que dices y me gusta que tú, como extranjero, notes nuestro talón de Aquiles. De hecho, hace un par de días estuve en una conversación donde se planteó casi exactamente lo que argumentaste. Lamentablemente muchos de nosotros halan por sus propios intereses por naturaleza boricua (o humana) y dentro de todo eso se dan muchas contradicciones que hacen que cualquiera se rasque la cabeza, incluso la mía. A Puerto Rico le falta muchísima cohesión por lograr. La mezcla de colores aún se reduce a una utopía.

    Sin embargo, pienso que si esa solidaridad puede ser capaz de poner divisiones a un lado por un momento para movernos como una gran masa (aunque sea una “solidaridad facil y ficticia”), creo que podría considerarse eso como un logro. Ciertamente, prefiero esa solidaridad a seguir viviendo en la indiferencia y el conformismo mientras todo nos sigue pasando abusivamente por encima; no hacerlo sería un pecado. Tal vez esa solidaridad sea el primer paso a cosas más reales.

    Gracias un millón por tu comentario tan acertado. Te debo un cine desde mayo, jejejeje

  • Karelma – Yo leí mal y entendí un cinco de mayo. Estoy perdida.
  • Alex Lebronster – Karelma, vi a tus papás en el paro. :)
  • Karelma – YES!!!! JAJAJA No me sorprende.
  • Chamo– Ahh que nitido, precisamente una discusion racional!! Gracias por tu respuesta y me gusta un monton tu punto de vista, eso es ciertamente algo positivo que puede estar saliendo de todo esto. Me lo debes :)
  • Gabriel – Alex estaba ahí hoy. Kiero decirte ke tus últimos tres párrafos te hacen parecer ke sí entiendes ya lo que es Derecho 101. Lo tienes ahí ya. No bajes la cabeza.

    Muchos abrazos

• Mejor dicho

El día no fue exactamente como planificamos. Habíamos querido escaparnos fuera del área metro hacia un río en Orocovis, pero había llovido mucho el día anterior así que esa no era. Luego quisimos ir a otro río en Lares, pero también había llovido mucho por allá. Terminamos yendo a Charco Azul en Patillas donde no había llovido… hasta unos minutos después cuando la nube llegó con nosotras.

Entre ese río congelado (para el cual vehemente determiné “Nacarile. No voy a meter ni un centímetro más de mi cuerpo en este hielo” después de 12 pulgadas), unas morcillas, cuero de lechón grasiento chorreando por mis manos, la lluvia y una que otra cerveza guavateña seguida por una dosis necesaria de café de panadería, terminamos dándole una visita a la abuelita de Mayra,… y me pasó algo un tanto extraño en el interín.

8517_151421811459_501666459_2575083_1166133_n

Obviamente, uno al frente de personas mayores trata de comportarse lo mejor posible, lo cual realmente nunca ha sido un problema para mí pues siempre trato de ser respetuosa con todo el mundo. Pero admito que una cosa que a veces me perdono hacer luego de tantear qué tipo de persona está presente, es que se me zafe una mala palabra,… lo cual, realmente, a veces es muy difícil con tanto uso que le doy. Ya sé que hay un corillo que dice que no existen malas palabras y yada-yada-yada; estoy de acuerdo,… pero así como los disparates como “haiga”, “eja” y “dar de cuenta” me sacan de quicio, entiendo el sentimiento e indignación de aquellos que escuchan palabras soeces. Nítido.

Pero en el caso de una dulce señora de 92 años que, con ternura, nos sacó algunos de sus albums de fotos y nos hizo historias de cada una de ellas mientras comíamos galletas con jalea de mangó, se sentía muy mal la idea de que se me zafara la más mínima cafrería popular de mis labios. De momento me preocupé un poco porque, conociéndome, a veces me envuelvo hablando y empiezo a escupitiar por ahí pa’bajo sin discriminación. Sin embargo, debo decir que me sorprendí ante mi habilidad de corregirme un segundo antes de soltar la palabrota más adecuada para entonar el sentimiento de mis argumentos una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez sin fallar. Así que la cosa iba más o menos así:

  • Sí, yo me acuerdo de eso. ¡Eso quedó suuuuuuper… [brutal] …!!
  • Como se vive hoy día, ¿Verdá? Está… [cañón].
  • Te digo, hay una generación que viene por ahí de spoiled little brats que se creen que se lo merecen todo y va a ser una… un [pujilato]… bregar con ellos.
  • Y yo me quedé como que, loco, o sea, cada vez que te doy el break pa’ tener una… [bendita] conversación amistosa, vas así na’ más y la… ¡[fastidias] …! ¡… Bien DURO…!!
  • Ahhh, sí, yo vi eso y dije, ‘Olvídate, mano, ésto se…. [chavó]. Se chavó, men, se chavó…

¡Guaou!: una palmada a mi propia espalda por mi astucia y por ser mi propio rol model de lo que es la educación. Eso es campeona.

Como pueden apreciar, no hay necesidad de por qué decir palabrotas cuando hay toda una gama de vocabulario alternativo. Es ahí donde yace la semilla del reto: en ser una persona decente e integra, no sólo actuándolo, sino también diciéndolo mientras alzamos la mirada hacia un brillante futuro de una generación que sabe expresarse como humanos y hermanos para crear una sociedad donde impera el respeto, la cordialidad, la solidaridad y la confraternidad. Qué nos pasa, Puerto Rico. Que viva la buena palabra. Que viva… El Sinónimo.

(… Nada como un buen “puñeta“, corillo).

• Got Hate?

Quiero aprovechar este espacio para hacer una recomendación:

Picture 3

Este blog lo descubrí hace uno o dos días (cliquea la imágen para accesarlo), y básicamente trata sobre citas de los comentarios cargados de odio que ponen la gente en ENDI.com o PrimeraHora.com. Como explica el autor “… en Puerto Rico el discurso oficial es que la discriminación es cosa del pasado y esto, como verán aquí, es un mito y un engaño”.

¿Han leído alguna vez los comentarios que postean en las noticias de nuestros periódicos? Yo evito leerlos porque cada vez que lo hago, siento un punto pulsante creciente en mi pecho que provoca un cambio negativo de humor en mí, acompañado de impotencia, incredulidad e ira,… y en verdá, me quita la paz.

Y es que no puedo concebir la cantidad de imbecilidades racistas que se postean a diario en nuestras noticias. Para mí, el fanatismo y el odio son pasiones que nublan la razón y la objetividad, y de ésto sobra tanto (y tanto) en cada comentario que hacen en ambos periódicos, que no me queda otra más que pensar que todos los que ahí escriben son personas que ya carecen de algún gramo de intelecto,… ¡Y ENCIMA NO SABEN ESCRIBIR, POR DIOS! Qué inaudita falta de solidaridad, que odio tan rampante, que intolerancia tan aguda, que premisas tan vanas y superficiales, que comebacks más ofensivos e irrelevantes a falta de argumentos sustentables,… ¡¿Qué es esto?! Quisiera pensar que los comentaristas se limitan a un grupo pequeño y específico de personas, pero no tengo manera de como desifrarlo. Si eso es representativo del pensamiento mayoritario del puertorriqueño, ¿en dónde va a quedar el cambio por el que tanto clamamos?

Qué tristeza me da, Puerto Rico, que poco a poco puedo ver cuán twisted nos ponemos y cuántos nudos tenemos que desenrredar pa’ no ahorcarnos accidentalmente en este gran espaguetti, al cual sólo le faltan las albondigas 3D caídas del cielo.

Props a “Una Cucharada Diaria de Discriminación” por esta exposición.

A %d blogueros les gusta esto: