Archivo del sitio

• Este proyecto podría cambiar el mundo…

No sé si ésto lo habían visto antes, o puede ser que yo esté atrás. Está bien, eso pasa. Hasta mi website favorito para ver los mejores videos de la web a diario a veces deja de sorprenderme al postear cosas que ya he visto antes. Pero aún así, es merecido postear ésto, un proyecto virtualmente majestuoso – y uso ambos adjetivos con toda la grandiosa carga literal que puedan aguantar.

Precisamente, encontré esta charla de TED en los posts de hoy de Wimp.com (lamentablemente, WordPress no permite adjuntar videos de TED, así que cliquea aquí para ver la charla directamente desde su página). Se trata de un compositor (bien cookie) llamado Eric Whitacre quien, un día, se le ocurrió la idea de hacer un “coro virtual”. Su idea idea era simple: dictar instrucciones en un video y hacer un llamado global a que otras personas canten su pieza siguiendo las direcciones:

Luego, Eric recopilaría todos los videos y los juntaría en uno sólo, creando un coro virtual compuesto por cientos de personas alrededor del mundo, y tengo que decir que el resultado es genuinamente excepcional:

Francamente, ver el resultado final de este proyecto me da una sensación que cortamente puedo describir como “universal” y creo que, por primera vez en mi vida, puedo decir que se me paran los pelos de la emoción (usualmente los pelos se me paran cuando escucho charrerías, característica que, al día de hoy, sólo comparto con mi hermano). Creo que todo raya en cómo se logró aprovechar la tecnología – por siempre acusada de enajenar, insensibilizar e inducir a fantasías – para usarla como herramienta de conección, humanidad, evocación sentimental y sentido de unión: ¡éste es el nuevo “We are the World”!

El segundo resultado – para la composición de “Sleep” – es aún más impresionante juntando a más de 2mil voces, ¡¡Y NO PUEDO FUCKING CREER QUE SOLO TENGA 200,000 VIEWS!!

No sé si el resto del mundo puede ver lo que realmente queda plazmado aquí. Siento que, más que ser un video bien cool de YouTube con una canción tierna, ésto es un statement global: somos una sola raza. Más de 2,000 personas de diferentes países alrededor del globo cantando una sola canción, una misma pieza, juntados en un solo espacio disponible para tocar millones de fibras sobre esta faz. Puñeta,… si la tecnología se usase más a menudo con esta perspectivan, te prometo que este mundo sería un Edén muy posible y tangible. Es puramente hermoso.

Por favor, cliqueen aquí, copien el link y compartan ese video. No es justo ni racional que “Friday” tenga 100 millones de views y esta composición tan extraordinaria solo tenga 200 mil. No lo es.

Y hablando como los locos…

Sorry, es que no pude dejar pasar la oportunidad de llamarlo a la atención

 


Jorge, Vanessa, Fernando and Alex like this.

Anuncios

• Clickomendaciones

Hoy el día estuvo de lo más rico. Yo no sabía que iba a llover de la manera que llovió hoy. Desperté porque Lucas empezó a llorar al encerrarse a sí mismo en el patio por enésima vez como a las 8:00am. Lo solté. Volví y me acosté. Volví y me levanté a las 8:20am, me tiré en el sofá y vi TV. Lucas se acostó al lado del sofá y los dos nos dormimos. Volví a despertar a las 10:00am y chequié mis e-mails. Lucas me siguió. Le di un biscuit, jugamos a quién hala la toalla más duro, sit, patita, wait, cómetelo. Volví a tirarme al sofá a ver TV y me dormí. Lucas también se durmió. Volví y desperté tarde al medio día con frío. Lucas tenía más frío que yo. Le tiré una toalla encima, me acosté a su lado y los dos nos miramos sin saber cómo diablos quitarnos esa mamona lluviosa tan rica de encima. A estas horas del anochecer estamos más despiertos que nunca.

88893548

Pues aquí otra vez les pongo tres sugerencias que me han dado o que he conseguido a través de otras personas, y que me han parecido bien nítidas. Siempre me gusta descubrir spots nuevos, y más cuando me los hacen llegar. Compartir información y entretenimiento es de lo mejor, no importa cuánto personajes de nuestro gobierno amenacen con penalizarnos por leer, conocer, compartir y expresar cibernéticamente. Intentar cohartar ese derecho a estas alturas de nuestra historia y modernidad tecnológica me parece impensable, absurdo, cobarde, tirano y soberbio, por lo que cualquier proyecto que vaya dirigido a ese fin debe ser desahuciado. Esos son mis dos centavos al respecto.

A continuación, clickerfruten:

  • Pictures the pose question: Do animals mourn? – Este impresionante artículo me lo envió Ellaine la semana pasada, y en él se habla sobre si los animales son capaces de sentir o no, específicamente sobre el sentimiento de la tristeza y el luto. Es maravilloso (en una forma lamentable) ver los distintos ejemplos de animales que, sorpresivamente para el mundo científico, han dado señales de expresar acongojamiento ante la pérdida de uno de los suyos luego que, por años, científicos se han ido de pecho en decir que los animales no pueden sentir. Yo difiero, y después de Lucas, con más razón. Estoy convencida de que los animales son capaces de sentir toda una variedad de emociones que no pueden verbalizar, pero son totalmente comunicables. Puedo verlo hasta en los ojos, y (ya esto es un poco dilusional, pero no me importa) a veces hasta puedo imaginarme lo que me está tratando de decir en palabras. Anyway, no quiero seguir hablando de éste artículo porque me emociono y no paro. Check it out.
  • TED – Hoy vi esta página por segunda vez en mi vida gracias a un video súper interesante que postió Julio. La primera vez que entré también me quedé impresionada con un video sobre un inventor que estuvo hablando acerca de una obra tecnológica suya súper nítida, así que esta vez no pude evitar preguntarme de qué iba este site. Pues, parece que contiene muchos videos sobre charlas que giran alrededor de temas bien interesantes y variados, y por lo que veo, no son videos latosos pues sus duraciones oscilan entre los 10-20min en promedio. Es una página bastante elaborada y organizada que toma un rato por explorar, pero de seguro me va a tener jukiá un rato. (Vean los dos links que puse disimuladamente en éste párrafo, les van a tripear)
  • 100 PIES [colectivo visual] – Este blog me lo recomendó Naíma. No sé muy bien aún de qué va ya que en ningún lado vi exactamente una explicación, pero ojié el contenido y debo decir que me tripió bastante, sobretodo la primera oración que leí: “Nuestra naturaleza “bloggera” se inspira en la noción de que la información no debe estar centralizada ni monopolizada por nadie”. Aquí pueden encontrar también un montón de otros blogs y páginas que ellos recomiendan, siendo Save The Words (must click) uno de los que Naíma me recomendó también. Aparte de todo, parece que un pana mío de la high es (uno de los) autor(es) del colectivo (pero sólo están sus iniciales, así que lo voy a dejar ahí, jejeje)

Katacán.

¡¡¡Tuentitú deis tu Niu Yolc Cete!!!


Ellaine likes this.

• Del “mucho gusto” al “click” (o alrevés) y todo lo demás

Vi un canto de la entrevista que le hicieron a Isabel Arraiza, la chica de los 15 acentos internacionales, en el programa “Buenas Noches con Silverio” por el canal 13. Esa nena está guillá. Ha cogido una fama fulminante de buenas a primeras en tan sólo cuatro meses. Tan así que, no sólo ha estado en el 13, sino también en “No Te Duermas”, Primera Hora y Fidelity 95.7FM. Si no fuese por YouTube, tal vez nadie sabría quién es ella, ni la habilidad peculiar que tiene, ni tuviese medio millón de views en su “Monólogo Idiomático”. Eso me hizo pensar en un tema el cual he discutido anteriormente con amigos míos…

“Si no fuera por YouTube,…” o MySpace, o Facebook, etc.

El caso de Isabel es particular debido al inusual e impresionante talento que tiene, pero hoy día no es muy difícil ser conocido gracias a la internet, incluso, sin pretender o querer serlo. Y cuando digo “ser conocido” me refiero a algo tan sencillo como reconocer a alguien en la calle que sabes que nunca habías visto en persona, pero sí muchas veces por internet. Fue así, por ejemplo, como conocí a ASLAN cuando Pedrito nos presentó:

“Un placer, yo soy Alexandra.”
“Yo Kike. A ti como que te he visto antes…”
“Pues,… no sé, ¿dónde?”
“¿Cuál es tu nombre en MySpace?”
“Culito de Pan…”
“¡Ja! Yo quién tu eres.”
“¿Y cuál es el tuyo?”
“ASLAN…”
“¡Ahh, yo quién tu eres también!!”.

Naturalmente, los tres nos echamos a reír ante el cómico papel social que juega MySpace en nuestras vidas, irremediablemente. La verdad, la dínamica que desata es bien nítida y divertida. Como esa experiencia he tenido otras parecidas, todas igual de cómicas. Pero si nos sentamos a pensarlo bien, ¿no es como que un tanto freaky?

Whatever happened to shaking hands and “nice to meet you”?

Estamos hablando de que algo tan simple como el orden natural de interacción social se ve totalmente trastocado por el internet, a veces, sin tu tan siquiera saberlo. De momento el proceso de que te presenten a alguien y parta una interacción comenzando desde cero, cambia a que ahora tengamos que asumir la posibilidad de que el otro sepa un poco más sobre uno de lo que uno se imagina.

Incluso, hasta ese mismo proceso de que te presenten a alguien, hablen un rato, se den cuenta que son personas cool con potencial de panismo y cambien contactos para seguir jangueando, cambia a otro proceso reversado de conocer a alguien virtualmente para que eventualmente surja la curiosidad de conocerse en persona basado en que, aparentemente, la persona parece ser súper cool. Pero de Internet a la vida real pueden haber veinte cosas que hagan que ese encuentro sea, o más cool de lo imaginado, o un total desastre sin rescate que valga pues, no importa cuánto sepa el uno sobre el otro, siguen siendo desconocidos expuestos a las arbitriaridades del cosmos. Es una apuesta latente y forzada que me he zumbado un par de veces (gracias a Dios, sacando panas que hoy por hoy son súper amigos míos), pero realmente no sigue la dinámica lógica ni la fluidez natural a la cual la mayoría de nosotros estamos acostumbrados.

Cuando algo se cuela inevitablemente por la grieta

Lo más impresionante es que ni siquiera hay que llegar a interactuar cibernéticamente con alguien para que sepan quién eres. Basta con tener un poco de acceso a tu profile o el profile de un amigo tuyo para así saber algo de ti. No digo esto en nota trágica ni de preocupación. No creo que exista algo de qué preocuparse cuando la seguridad cibernética está bastante desarrollada como para que todos controlemos lo que querramos que la gente sepa o no sepa sobre nosotros: el que no lo controla es porque no quiere o porque no se ha tomado la molestia en aprender a manejar sus opciones de privacidad. De todas formas, para mí sigue siendo raro reconocer a alguien en la calle y estar a punto de ir a saludarle justo cuando recibo a tiempo una alerta mental diciéndome “Stop! No le conoces, solo le has visto miles de veces en las fotos de Eleuterio”.

Y eso es cuando me acuerdo. Malo es cuando la cara me es ultra familiar y empieza el vómito mental: “¿De dónde siento que le conozco? ¿Me lo habrán presentado? ¿Habremos hablado alguna vez? ¿Me mira así porque me conoce o porque me reconoció? ¿O acaso es que sin querer le estoy mirando demasiado y parezco psycho? ¿Será que sencillamente le he visto demasiadas veces en Facebook o MySpace? ¿UPR? ¿UHS? ¿Trabajo? ¿Pana de pana? ¿Mutual Friends? ¿Top Friends? ¿Tagged photos? ¿Friend Request? ¿What??”.

En conclusión

Es intrigantemente fucked up.

Siempre está el que se atreve a preguntar. Yo, ante la duda, prefiero quedar como bicha y no saludar por si acaso, no vaya a ser que pase una vergüenza y me den por algaro. Si me presentan y siento el aire de confianza, lo comento. Pero ante todo, fluyo. Fluyo como si no fuese conmigo dejando que las cosas vayan cayéndo por su propio peso según el orden que la ciencia, el cosmos, Krishna, el destino o el Espíritu Santo lo dicten. Es así como mejor he manejado la inesquivable intromisión del Internet en mi vida personal.

De cualquier forma, podemos decir que, oficialmente, la magia social solamente se hace cada vez más interesante.

A %d blogueros les gusta esto: