Archivo del sitio

• Crudeza Poética Mentecata: Epílogo

Uno nunca está preparado para la agonía. Sabes que viene, sabes que la vas a tener que tolerar y que una mera hora parecerán mil años. No hay mal que sea eterno ni cuerpo que lo resista, pero nadie te advierte que no existen ojos que puedan ver el final del camino cuando se está en el interior del purgatorio. Lo mejor de todo ésto es que las cosas lucen más claras cuando la tormenta pasa. Así que he aquí algunas cosas que aprendí en mi enésima y última visita a la fila para el Plan Médico de la Reforma:

    • El que madruga Dios le ayuda,… o pasa más horas esperando a ser atendido.
    • Los primeros en llegar serán los últimos. La Biblia lo promete.
    • Al gobierno no le importa si llaman a los medios para cubrir sus abusos, después que esté cobrando.
    • Contrario al conocimiento común, la quinta (no la tercera) es la vencida.
    • Uno se encuentra a quien sea en donde menos espera. Puerto Rico de verdad es pequeño.
    • A veces hace falta un buen “¡carajo!”, “¡me cago en la madre!”, o un “¡puñeta!” bien grita’o para conseguir lo que quieres.
    • El que persiste y se sacrifica en el proceso, triunfa… o te cambian la cita de día.
    • “Sufrir” un ataque de salud para avanzar tu turno no te llevará a ninguna parte,… pero sí a otro día, aún así no fuese fingido.
    • Entabla amistad con tus vecinos. No sabes cuándo necesitarás que te cubran cuando no puedas más.
    • El mejor come-back para una persona furiosa es el acento Starbucks (si saben a lo que me refiero)
    • Mensajes de texto: tu mejor compañero y fuente de apoyo en medio de la agonía,… hambre, frío, cansancio y soledad.
    • Y finalmente: Es MEJOR estar jodido siendo clase media trabajadora que lucha por lo que tiene, a ser un pobre vago mantenido y tener que chuparse filas como ésta.
Pero echarlo todo en un mismo cajón no sería factible. Si se afina bien el oído en medio de muchas expresiones de mantengo, se puede alcanzar a escuchar un “¿Por qué mejor no te olvidas de ese tipo, vuelves a estudiar, te consigues una carrera y echas pa’ lante con tus dos nenes?”. Entonces uno se da cuenta que no todo es blanco y negro,… o no todo está condenado si no se quiere.
Salí de allí 17 años más vieja e importándome poco el silbido ligón de los camioneros. Y si pensé que mi amargura había acabado ahí, estaba equivocada: un ticket de $25 dólares por estacionamiento cogía sol en mi parabrisas mientras la llave del bastón del guía se empeñaba en ponérmela difícil durante cinco tediosos minutos… como si ya no hubiera sido suficiente la paciencia que ya había desangrado.
¿Qué fue lo mejor de todo? Que cuando al fin logré salir de aquel pandemonio en el cual permanecí durante cinco horas y media, reconocí a una mujer andante que entraba al mismo sitio de donde yo acababa de huir… Era Miss Siete-Hijos. Y en ese mismo instante me hizo el día.

  • Javier – Te pasas…je je…de verdad que te pasas…mereces un premio o algo así, te doy 10 chocolatitos…cdo no sepa como decir las cosas te voy a buscar pa q me ayudes.
  • Diego – hay veces que uno se da cuenta de cuanta paciencia puede tener uno, esa aptitud que lleva a algunos homínidos a soportar burocracias de gobierno.
  • Glenda – Ale!!! Si eso es en PR, no se que escribirias si hubieras hecho la Jod$#@ fila para sacar lo que ellos llaman “Il permesso di soggiorno”!!!!! Lei esto y me recorde de mis santos 2 dias en una fila italiana y btw el famoso “permesso” me lo daran en junio 15 y yo me voy del pais en junio 25. Un aNo completo aqui y lo tendre cuando me vaya!! ufffaaaa!!!!
  • Zuhail – Eso es solo el comienzo. Lo mejor es cuando vayas al Centro de Diagnóstico que ESCOGISTE… ahí si que vas a tener muchas historias que contar :( Te escribe la voz de la experiencia. Solo espero que nunca te enfermee.
  • Alex Lebronster – Too late. El año pasado fui a una. Been there, done that. Gracias a Dios, el doctor que escogi me dijo “Tu estudias en la UPR?? A pues, te puedo atender allí! Yo soy doctor en el Centro de Servicios Médicos. Cuando me necesites, llégale para que no tengas que venir para acá”. Se me acabó el guame. :S

• Crudeza Poética Mentecata

From: Cruz, Alexandra
Sent: Thursday, January 17, 2008 5:59
To: Cintrón, Elliot
Subject: Plah!

Pues, me levanté a las 7:30am y llegué allí a las 8:30am. Había una fila acojonante, pero me resigné porque, aparte de todo, fui preparada con dos libros y una libreta.

Mientras hacía la fila, había un señor frente a mí que era un poco sordo. Lo envidié un poquito porque había mucho ruido en el lugar,… muchos bebés llorando, gente hablando y protestando. Pero lo más lindo de todo ésto es que, somehow, siempre he encontrado algo de belleza y encanto en este espacio tan grande y atestado. Tal vez es la esencia del strugglin’ individual, o el sarcasmo ante la necesidad, o la inocencia e ignorancia de los muchos babies y nenes que llegan allí con sus madres totalmente ajenos a sus circunstancias… como el niño de la mujer que estaba justo detrás de mí. Se sentó en una silla para guardársela a su mamá mientras ella hacía la fila. En una, alzó la mirada y cruzó ojos con la señora que estaba sentada a su lado. Entonces le sacó la sonrisa más linda que he visto en mucho tiempo. Fue luego de ese tierno instante que la madre le mencionó a la señora que su niño tenía un poco de autismo. Y mientras yo pensaba en cómo su condición enternecía al niño más todavía, el disco de mi mundo poético se rayó cuando la madre dijo: “Él es el más pequeño de mis siete hijos”…

¡¿SIETE HIJOS?!

“Tengo rubios, pelinegros, nenas, nenes, blanquitos y tostaítos también…”

¡¿Siete hijos!? Siete hijos, puñeta, siete hijos…!! Me acordé de una conversación sobre Idiocracy, de que los morones se multiplican como conejos y que el apocalipsis del mundo se acerca con la sobrepoblación de la imbecilidad y el abuso del Welfare.

Entonces me tocó mi turno en la ventanilla y “Siete-Hijos” dejó de reverberar en mi cabeza. Ahí me enteré que tengo que intentarlo de nuevo mañana a ver si consigo un maldito turno. ¿Puedes creerlo? Pero MIERDA es. A mí mi turno me lo dan mañana así tenga que hacer camping junto a los bums de El Boricua…

Which is not a bad idea. Después de todo, la tercera es la vencida. :)

Nos vemos horita en el break.


  • Ramón – Lamentablemente parece que para ti no es la tercera vencida…al parecer seran 7 veces que tendras que ir y 7 hijos de la gran puta que decir…ese es tu destino el numero 7! jejejeje
A %d blogueros les gusta esto: