Archivo del sitio

• Got Hate?

Quiero aprovechar este espacio para hacer una recomendación:

Picture 3

Este blog lo descubrí hace uno o dos días (cliquea la imágen para accesarlo), y básicamente trata sobre citas de los comentarios cargados de odio que ponen la gente en ENDI.com o PrimeraHora.com. Como explica el autor “… en Puerto Rico el discurso oficial es que la discriminación es cosa del pasado y esto, como verán aquí, es un mito y un engaño”.

¿Han leído alguna vez los comentarios que postean en las noticias de nuestros periódicos? Yo evito leerlos porque cada vez que lo hago, siento un punto pulsante creciente en mi pecho que provoca un cambio negativo de humor en mí, acompañado de impotencia, incredulidad e ira,… y en verdá, me quita la paz.

Y es que no puedo concebir la cantidad de imbecilidades racistas que se postean a diario en nuestras noticias. Para mí, el fanatismo y el odio son pasiones que nublan la razón y la objetividad, y de ésto sobra tanto (y tanto) en cada comentario que hacen en ambos periódicos, que no me queda otra más que pensar que todos los que ahí escriben son personas que ya carecen de algún gramo de intelecto,… ¡Y ENCIMA NO SABEN ESCRIBIR, POR DIOS! Qué inaudita falta de solidaridad, que odio tan rampante, que intolerancia tan aguda, que premisas tan vanas y superficiales, que comebacks más ofensivos e irrelevantes a falta de argumentos sustentables,… ¡¿Qué es esto?! Quisiera pensar que los comentaristas se limitan a un grupo pequeño y específico de personas, pero no tengo manera de como desifrarlo. Si eso es representativo del pensamiento mayoritario del puertorriqueño, ¿en dónde va a quedar el cambio por el que tanto clamamos?

Qué tristeza me da, Puerto Rico, que poco a poco puedo ver cuán twisted nos ponemos y cuántos nudos tenemos que desenrredar pa’ no ahorcarnos accidentalmente en este gran espaguetti, al cual sólo le faltan las albondigas 3D caídas del cielo.

Props a “Una Cucharada Diaria de Discriminación” por esta exposición.

• Trilingual, Parte II

Me levanté esta mañana y me acordé que hoy es lunes y que Frank Warren uplodeó ayer (como todos los domingos) nuevas postcards de su blog-projecto “PostSecret Project“. Me fascina ese proyecto por lo que compré su primer libro tan pronto supe de él y lo he pasado de mano en mano para compartir esta cosa tan increíble de ser seres humanos, ser secretamente wackos en nuestras profundidades, y de volver a ser seres humanos precisamente por ello después de todo.

Pero esta mañana se me rayó el disco cuando vi este post:

sick

Primero, me encojoné. Inmediatamente después, me acordé de una vez que fui al Starbucks de San Patricio y un hombre blanco y rubio acompañado de otro hombre blanco de pelo gris, dictaba su orden en inglés a una chamaca detrás del counter. Cuando el hombre finalizó su orden, la chica empezó una conversación bastante incómoda en un tono algo retante la cual se dio más o menos de la siguiente manera:

Ella – “You should learn spanish,… you know?”
Él – “…Excuse me?”
Ella – “Do you live here?
Él – “Yes, I do.”
Ella- “For how long?”
Él – “About four years now…”
Ella – “Well, when we go to United States, we have to speak english. You should do the same in our country.”
Él – “Young lady… I’m not from the States. I’m from Bermuda.”
Ella – “… Oh,… Well,… still…”

Lo peor de todo es que yo estaba escuchando a los dos hombres hablar antes de ésto,… y el tipo sabía un español no mal mascado, pero el otro no. Así que me imagino que, por aquello de que su amigo también entendiera lo que estaba ordenando, lo dijo en inglés. Lo más incómodo de todo no solo fue el tono en que la chica se lo dijo, sino el cómo luego se tragó su propia lengua y cambió de tono al saber que el hombre no era gringo y que actually sabía español. Sentí mucha verguenza ajena.

Pero entiendo de dónde sale: de formas de pensar como las que muestran esta postcard.

Cuando volví en mí y la vi de nuevo con las banderas de Puerto Rico ondeantes, la de Estados Unidos arriba super-impuesta y sobre-imponente, y la oración escrita por encima, me encojoné de nuevo y me dió mucho picor en el pecho. Mucho.

¿Significa que ahora estoy de acuerdo con lo que trató de hacer la chica Starbucks?

No.

Primero, no es mi estilo. Si yo fuese a decir algo así, lo hubiese dicho a manera de consejo amistoso y no de desafío mediado por alguna especie de rencor. Y segundo, creo que está más que probado que nada se logra con el “ojo por ojo”. Igual que la guerra no se acaba con guerra, los prejuicios no se luchan con contra-prejuicios, y el odio tampoco se batalla con más odio. Al final vivimos en un mundo prestado, “we are temporary arrangements”, y seguiremos siendo extrangeros a donde quiera que vayamos (a ver, que no sería una tremenda putada si nos tuvieramos que restringir a nuestros perímetros sin tener más mundo que ver). Ni Hitler con su gran Nazismo logró acabar con los judíos y, por ende, con la convivencia de razas. La pureza de razas está en peligro de extinción, aceptémoslo. Y precisamente por ser menos puros, somos personas más bellas. Entonces, celebremos y respetemos eso con convivencia.

Sin más, conseguí el e-mail de Frank y ésto fue lo que le escribí:

“Hi, Frank. I hope you post this (on your blog) so wherever the person who submited this secret (is) can read this and know…

… that MANY Americans live in Puerto Rico too and lots of them don’t bother to learn spanish either. But instead of it making me sick, I suck it up and give them the best english I have for the sake of tolerance, integration and common living. Plus, you get to learn from one another. I suggest for him/her to try the same. Por un Mundo Unido. (“For an United World”)”

A %d blogueros les gusta esto: